Las automotrices esperan una mejoría en 2010 y apuestan al mercado regional

Directivos de algunas de las principales automotrices instaladas en el país coincidieron ayer en que, tras el freno provocado por la crisis internacional, durante 2010 la producción y las ventas de vehículos profundizarán el proceso de recuperación que se evidencia desde hace algunos meses. En ese sentido, consideraron estratégico fortalecer los lazos comerciales con los países de la región -principalmente Brasil, Chile y México- y reclamaron medidas para ampliar la demanda interna.
Durante un encuentro sobre management desarrollado ayer en el predio de la Rural de Palermo, los presidentes de las filiales argentinas de Toyota, Ford, Fiat y General Motors, analizaron la situación y las expectativas del sector para el corriente año y el 2010.
Los empresarios consideraron que, más allá de la retracción de la actividad que ocurrió durante los primeros meses del año, 2009 arrojará resultados auspiciosos para el sector automotor. “Estamos con una industria que proyecta para este año patentamientos en el mercado argentino por 500 mil unidades y, aunque significa una caída de 15% respecto de 2008, en proporción a la situación de otros mercados es un número mejor al que esperábamos”, consideró Enrique Alemañy, presidente de Ford Argentina.

Indicó además que las exportaciones alcanzarán alrededor de 480 mil unidades, con una caída similar a las ventas en el mercado doméstico pero con una mejora gradual con respecto al trimestre anterior, beneficiadas por el crecimiento de los mercados regionales.
“En definitiva tenemos un escenario bastante más optimista. Estimamos que podría haber alguna sorpresa positiva y si se mantienen los niveles de confianza en el mercado interno, estaríamos hablando de otras 500 mil unidades para el 2010, con algún crecimiento más en la producción por la mejora que se percibe en Chile, Brasil y México”, calculó Alemañy.
Por su parte, Edgar Lourencon, presidente y director de General Motors, indicó que la reestructuración que se realizó en la industria automotriz mundial no afectó las inversiones y planes futuros de la empresa en Latinoamérica y el Mercosur. “Aquí tenemos una operación sólida gracias a la fuerza del Mercosur y esperamos que en 2010 el mercado doméstico crezca entre un 2% y un 6%”, estimó.

La región como norte

De vistas al próximo año, los empresarios automotores consideraron que el crecimiento de los mercados regionales será clave para sostener la producción e incrementar las ventas de las terminales locales.
Cristiano Rattazzi, presidente de Fiat Argentina, indicó que el hecho de que Brasil fuera el único mercado en el mundo que tuvo solamente tres o cuatro meses de caída en las ventas y ahora está creciendo, benefició a su empresa, “ya que un 85% de la producción de nuestra planta va a ese país y está demandando cada vez más automóviles”. En aras de profundizar la envergadura del comercio regional, Rattazzi insistió en la necesidad de acelerar el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, para ampliar aún más las posibilidades de ventas.

Por su parte Aníbal Borderes, presidente de Toyota, señaló que su empresa produce casi al mismo nivel que el año pasado y las ventas se mantienen muy bien, así como las exportaciones a Brasil. Por ello, explicó, el Mercosur fue una excepción al común denominador de 2009 y e

Artículos destacados