Industrias locales prevén invertir $1.000 millones en dos años

En sólo un año y medio, más de 30 empresas se anotaron en el régimen creado a fines de 2009. Las iniciativas permitirán crear unos 700 empleos en la capital y en el este y sur provinciales.

Por Gino Maffini / gmaffini@comercioyjusticia.info

Si bien en su momento no fue recibido con gran entusiasmo por las cámaras de fabricantes locales –incluso varias le realizaron fuertes criticas-, a poco más de un año y medio de sancionado el Programa de Promoción y Desarrollo Industrial de Córdoba (ley N° 9727) el gobierno provincial recibió propuestas de inversión de pymes por casi 400 millones de pesos para el período 2010-2011, muchas de ellas ya en marcha y otras en proceso de evaluación -para decidir si pueden acogerse al régimen-. Si a ello se le suman, además, las proposiciones de inversión recibidas en estos dos últimos años en el marco de la anterior ley de promoción (la N° 6230), los desembolsos previstos ascienden a más de 1.000 millones de pesos, sin contar los anunciados recientemente por Renault, Fiat, Cerro Negro y Volkswagen.

A finales de 2009, la Unicameral aprobó un nuevo régimen de promoción industrial para la provincia, enfocado en las pequeñas y medianas empresas. Así surgió la ley 9727, la cual si bien fue juzgada como positiva -en términos generales- por el arco empresarial, varias cámaras le criticaron también que no abordaba el problema del financiamiento, que contribuía a consolidar la alícuota de Ingresos Brutos para el sector y que no especificaba los recursos fiscales destinados a la promoción.

El Ejecutivo provincial reglamentó la ley varios meses después, a mediados de 2010, y la normativa está en vigencia hasta el 5 de enero de 2015.

Según la información suministrada por el Ministerio de Industria, Comercio y Trabajo provincial, 33 empresas iniciaron entre 2010 y 2011 el trámite para acogerse al régimen de promoción: a 10 de ellas ya les fue otorgado el permiso; otras tres cuentan con una autorización previa –resta presentar documentación para acogerse plenamente al programa-; y otras 20 están siendo evaluadas para verificar que cumplan las condiciones para recibir los beneficios.

En conjunto, estas 33 propuestas de inversión recibidas prevén inversiones por 375,5 millones de pesos entre 2010 y 2011, cifra muy superior a la estimada apenas se puso en marcha el programa. De hecho, la misma cartera de Industria informó en septiembre del año pasado, poco después del Día de la Industria, que se habían acercado 67 propuestas por 70 millones de pesos.

Explicaron ahora que la diferencia entre ambas informaciones se debe a que se incorporaron inversiones de gran envergadura –básicamente una planta de producción de bioetanol en el Departamento Gral. San Martín, que implicara un desembolso de 330 millones de pesos- y a que algunas empresas no iniciaron formalmente los trámites de la promoción, pese a haber manifestado voluntad de hacerlo en un primer momento.

Las inversiones previstas corresponden tanto a nuevas fábricas como a ampliación o modernización de plantas ya existentes: por lo menos un tercio de las propuestas recibidas involucra plantas nuevas, mientras que el resto se enfoca en emprendimientos ya radicados, que emplean en la actualidad a 1.223 trabajadores.

En términos de puestos de trabajo, las inversiones previstas mediante el régimen de promoción permitirán la creación –en caso de concretarse todas- de 732 empleos.

Por regiones y sectores

En términos geográficos, las inversiones vehiculizadas por la promoción están concentradas fuertemente en la capital provincial (43% del total) y el resto está distribuido en las zonas centro, sur y este de la provincia, lo que evidencia que en buena medida el régimen no está contribuyendo a revertir el desigual desarrollo de las regiones provinciales.

Mientras 14 de las 33 inversiones previstas se radicarán en la ciudad capital, los departamentos Tercero Arriba, Río Cuarto y Unión recibirán tres proyectos cada uno; los de Río Segundo, General San Martín, San Justo y Colón recibirán dos; y Marcos Juárez y General Roca uno cada uno.

No resulta un dato menor que el régimen de promoción no esté contribuyendo a revertir las desigualdades de desarrollo regionales, pues ése era uno de sus principales objetivos. De hecho, la normativa prevé beneficios extras para las inversiones que se radiquen en las zonas norte y este de la provincia, básicamente los departamentos Sobremonte, Río Seco, Tulumba, Ischilín, Totoral, Cruz del Eje, Minas, San Alberto, Pocho y San Javier. Evidentemente, esos incentivos no están siendo suficientes para modificar las decisiones de inversión de las empresas.

En términos sectoriales, el régimen de promoción parece estar aportando mayormente al perfil agroindustrial de Córdoba, pues casi un tercio de los proyectos de inversión previstos se concentra allí, ya sea en la elaboración de aceites y grasas vegetales, en la fabricación de productos de panadería, en el procesamiento de carne bovina o en el tostado del maní.

Otros rubros en los que se prevén desembolsos son la industria de la maquinaria agrícola (dos proyectos), la fabricación de muebles (2), el sector autopartista (3), el metalmecánico (4) y la industria del software (2). El resto de las inversiones se concentrará en el sector calzado, en la fabricación de bioetanol, de equipos médicos, de artículos de cemento y fibrocemento y de productos de línea blanca.

El viejo régimen

Además de los proyectos de inversión presentados ante la cartera de Industria para acogerse a los beneficios de la ley 9727, muchas otras empresas -por lo general de mayor envergadura- presentan propuestas para acceder a la promoción que establece la ley 6230, una normativa con más de 20 años en Córdoba.

Entre 2010 y 2011, la administración provincial recibió 27 propuestas de inversión en el marco de esa ley, por más de 625 millones de pesos. De esa forma, mediante ambos regímenes pueden estar motorizándose desembolsos en Córdoba por más de 1.000 millones de pesos en dos años. De estos proyectos, 10 ya fueron acogidos a la promoción de forma plena, otros 9 parcialmente y el resto está siendo evaluado.

En el Ministerio de Industria no especificaron cuántos empleos generarán estos 625 millones de pesos de inversión. Sí indicaron que las aplicaciones se concentraran, al igual que con el régimen anterior, en el departamento Capital –una de cada tres previstas se radicara allí-. El resto se distribuirá en los departamentos del centro, sur y este de la provincia, con excepción de uno –una industria de corte, tallado y acabado de la piedra- que se radicará en Cruz del Eje.

Nuevamente, casi la mitad de los proyectos de inversión amparados en este régimen se concentran en la agroindustria (desde el procesamiento de carne, pasando por la fabricación de grasas y aceites, hasta la elaboración de productos lácteos). Otra buena parte se concentra en el rubro autopartista y de la maquinaria agrícola, y el resto corresponde a la fabricación de papel y cartón, de productos plásticos, de equipos eléctricos y de productos de línea blanca, entre otros.

Las megainversiones
Con los nuevos anuncios se llega a $3.000 millones

Los más de 1.000 millones de pesos de inversión previstos entre 2010 y 2011 mediante los regímenes de promoción no contemplan los desembolsos anunciados en los últimos meses por varias de las empresas más grandes de la provincia -que consiguen beneficios por medio de convenios especiales con la administración cordobesa-, con los cuales las inversiones pueden superar con creces $3.000 millones.

Renault anunció una inversión de 175 millones de dólares (más de 700 millones de pesos); Fiat, otra de 100 millones de dólares (más de 400 millones de pesos) para fabricar maquinaria agrícola en Córdoba y, ante la presidenta Cristina Fernández, confirmó que tomaría un crédito de 813 millones de pesos del Fondo del Bicentenario para fabricar un nuevo modelo de auto en Ferreyra; por su parte, Volkswagen anunció el año pasado una inversión de 126 millones de euros (casi 750 millones de pesos); y Cerro Negro, un desembolso de 20 millones de dólares (80 millones de pesos).

El régimen

El Programa de Promoción y Desarrollo Industrial de Córdoba (ley 9727) prevé exenciones impositivas y subsidios para estimular las inversiones de las micro, pequeñas y medianas empresas -tipificadas de acuerdo con la clasificación de la Nación.

Las empresas postulantes deben presentar un proyecto industrial para modernizar o innovar en productos y/o procesos, proteger el medio ambiente, implementar sistemas de gestión de calidad, invertir en activos fijos, conformar grupos asociativos y crear empresas industriales innovadoras.

Artículos destacados