Un modelo a imitar: trabajar en equipo en mediación

Por Adriana Patat – Gabriela Magris  /  Mediadoras, abogadas

Mucho se ha dicho respecto de la comediación. Sin embargo, en el Foro de Mediación coordinado por las Dras. María José Oliva y Susana Vincenti, que se desarrolla mensualmente en DiMARC (Dirección de Métodos Alternativos de Resolución de Conflictos) y tratando de resumir lo que allí se ha debatido, nos atrevemos a incursionar nuevamente en este tema para brindar una mirada desde la experiencia, desde la práctica de un grupo de mediadores que lleva un promedio de 10 años en esta profesión.

No pretendemos desconocer las importantes ventajas de la comediación con relación a la posibilidad de ampliar la visión sobre el conflicto enriqueciendo el proceso, así como su rol en el control mutuo, haciendo más liviano el trabajo del mediador y ayudando a contrarrestar prejuicios.

Y, por sobre todo, la importancia que significa mostrar a las partes un frente común que genere confianza en el proceso, de tal manera que el trabajo en equipo de los mediadores sea un modelo a imitar por las partes, que funcione como un espejo en el que quieran reflejarse y trabajen colaborativamente en pos de las soluciones deseadas a su conflicto.

Entonces, el primer paso fue proponernos esbozar un concepto del comediador ideal, aquel que reúna las características que consideramos más importantes para un buen trabajo en equipo y que enumeramos sin que esto signifique cerrar las posibilidades a otras cualidades: 1) de distinto género y profesión: ambos aspectos implican mayor aporte desde perspectivas diferentes. 2) Con una cosmovisión compatible. 3) Respetuoso del mediador, de las partes, del proceso. 4) Que reconozca sus propios límites, teniendo una mirada no discriminadora. 5) Con sentido del humor. 6) Con apertura para el análisis del caso y el intercambio de opiniones. 7) Creativo y con habilidades para entender los tiempos dentro del procedimiento siendo expeditivo o acompañando los momentos que necesite cada parte. 8) Que no se considere protagonista principal de la mediación, situándose en su rol, ya que las partes son los verdaderos actores. 9) Que valore su trabajo de manera de poder fundamentar económicamente la comediación ya que puede significar un aumento en los costos.

Una vez dicho lo anterior, es importante analizar legalmente la existencia de la figura del comediador. Así, en la ley Nº 8858 no se impone su obligatoriedad y sólo se refiere a ella cuando legisla la mediación en sede judicial en el art. 33, el cual nos remite al art.41 incisos a) y b). Sin embargo, por medio de resoluciones de las autoridades de aplicación de la misma, en sede extrajudicial -por resolución de DiMARC- se ha establecido que en el Centro Público de Mediación se sorteen siempre dos mediadores. Por otra parte, en sede judicial por Reglamento Interno del Centro Judicial de Mediación y la Acordada Nº 333 se establece la obligatoriedad de la comediación y la presencia de un mediador abogado en la mesa, cualquiera sea el tipo de mediación a realizar. En este organismo, salvo una propuesta conjunta de las partes designando mediador, se sortea un mediador y éste puede proponer su comediador. Asimismo, cuando una de las partes presente una propuesta de mediador, se ha dispuesto que se realice el sorteo y se notifique al mediador desinsaculado sobre la existencia de dicha propuesta. El mediador sorteado puede aceptar o no al comediador sugerido.

Ahora bien, si tenemos en cuenta la importancia y necesidad del trabajo en equipo para desarrollar una tarea eficiente y eficaz, aparecería como una desventaja la imposición de un comediador determinado, cualquiera sea la forma de designación, ya sea éste propuesto por una parte o elegido por el Centro en el que se media, puesto que uno de los requisitos esenciales para comediar es el trabajo de equipo y éste no es posible si no hay compatibilidad en la cosmovisión y en la metodología de trabajo.

Finalmente y a manera de reflexión, nos hacemos y les hacemos a los mediadores, funcionarios, abogados, a todos los operadores del sistema, las siguientes preguntas: ¿el sistema actual posibilita un buen trabajo en equipo? ¿cómo podríamos optimizar las ventajas de la comediación?

2 Comentarios en "Un modelo a imitar: trabajar en equipo en mediación"

  1. hola amigos mediadores!! necesita evacuar una duda para un trabajo de investigación…donde podría conseguir información específica sobre la DIMARC?la verdad parece una entidad eterea a la cual todos nombran pero sobre la cual poco y nada se sabe..me sería de gran utilidad su colaboracion, gracias!!

  2. Cuando trabajamos en los proyectos de las leyes de mediación y creación del Centro, allá por 1997, la comediación fue la respuesta más coherente y justa para el pedido de todos los colegios profesionales que reclamaban para sí el derecho a intervenir en esta nueva alternativa, todos se capacitaron en las herramientas de la mediación, todos se hicieron idóneos, se vendió un producto que todos querían comprar y vender. Hoy, la experiencia que tienen, las lleva a reflexionar acerca de la innecesariedad de la comediación interdisciplinaria, porque eleva los costos, porque no siempre se logra conformar un equipo que trabaje armoniosamente, que brinden esa mirada diferente y al mismo tiempo integradora, que tiren del carro juntos…lo que se ve, a veces, es un profesional, que dirije y otro que está ahí…simplemente, está. Ya es hora que cada colegio profesional, con la experiencia adquirida en el centro judicial, donde el conflicto es siempre jurídico, vayan delimitando su actuación a su metier, es decir:zapatero a su zapato. Gaby, mis felicitaciones por no claudicar, sabemos que tenés toda la autoridad moral para llamar a esta reflexión.

Los comentarios están cerrados.

Artículos destacados