Hierro y acero subieron más del doble que la inflación

ALZA. De continuar la tendencia, los precios subirían un promedio anual de más de 122%.

Según un informe de la Asociación Pyme el rubro aumentó 51% en promedio, contra 17,1% que marcó el Índice de Precios Mayorista Nivel General. Ferreteros y autopartistas, los más perjudicados.

La Asociación Pyme indicó que el sector del hierro y el acero aumentan sus precios por encima del doble de las cifras inflacionarias marcadas por el índice de Precios Mayorista Nivel General. Mientras que este indicador registró desde diciembre del año pasado un alza de 17,1%, el rubro aumentó 51% en promedio en el período antes mencionado. Este comportamiento incidió de manera negativa en el sector de la construcción y en el metalmecánico, siendo otro elemento clave que disparó la caída en sus ventas.

En el informe correspondiente al mes de junio de 2014, elaborado por el Centro de Investigación y Gestión de la Economía Solidaria (Ciges), a pedido de la entidad pyme, se observa la información del último relevamiento publicado que aporta los datos del incremento total del año 2013 y la evolución de los primeros cinco meses de 2014 para los productos seleccionados.

“De continuar esta tendencia, el incremento podría llegar a un promedio anual de más de 122%”, lo que ocasionaría un perjuicio a la economía argentina, ya que se habla del precio de insumos de uso difundido, claves para las cadenas de valor de la industria y materias primas utilizadas en la fabricación de gran parte de los bienes consumidos por los argentinos”, afirma la entidad en un comunicado. Según la definición de los propios investigadores, “precios que no se ven, precios que están detrás de los precios que vemos”.

Impacto en la construcción y sector metalmecánico
Este incremento impacta notablemente en los sectores que trabajan con estos insumos, principalmente el de la construcción y metalmecánico.

“El precio del hierro y del acero los fija el mercado internacional en dólares, a los que se suman los incrementos causados por las empresas transformadoras de esa materia prima, que acarrean con las cargas impositivas (que promedian 50%) y con los aranceles de importación”, explicó a Comercio y Justicia el presidente de la Cámara de Ferreteros de Córdoba, Eduardo Burdisso. No obstante, el titular agregó que en general, todos los materiales de la construcción vienen aumentando por encima de la inflación, salvo los insumos de la electricidad como los cables de bronce.

“Lo preocupante aquí es como esto impacta en la caída de la demanda -ya lo venimos diciendo- nuestras ventas han disminuido 21%”, recordó.

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Industriales Metalúrgicos de Córdoba (Cimcc), Isabel Martínez, explicó que las empresas compran los insumos en dólares pero como las ventas se realizan en pesos, por la misma devaluación, la moneda nacional aumenta e impacta en toda la cadena de proveedores.

“En sí, los precios en dólares han variado poco, pero en función del valor del dólar oficial del día, si no se trasladan a los precios de los productos hay pérdida de competitividad”, apuntó.

Esto se suma a la conflictividad del sector de las pymes metalmecánicas, específicamente autopartistas, que acarrean caídas de ventas en el mercado interno, sumada a la caída de las exportaciones. “Las empresas pymes son las más afectadas, porque las grandes tienen más márgen”, añadió Martínez.

Artículos destacados