Denuncian el estado crítico en fábricas de máquinas agrícolas

La crisis mundial empeoró las posibilidades de arreglo de los conflictos laborales que existían en Córdoba al momento de extenderse a Argentina los problemas financieros.
El Smata y las concesionarias automotrices no lograron ponerse de acuerdo; el gremio de la alimentación mantiene un conflicto con Arcor y las fábricas de maquinaria agrícola denunciaron una situación complicada. El titular de Metalfor, Luis Dadomo, consideró ayer que el sector de fabricación de maquinaria agrícola está “al límite. Pasa de un año excepcional a uno de los peores de los últimos cinco” a raíz del conflicto entre el campo y el Gobierno, que redujo la actividad en ese rubro.

Agregó que a ese cuadro posteriormente se sumó la sequía, el contexto internacional y ahora la crisis en los mercados. Dadomo dijo que los productores sufrieron el alza en los insumos, con lo cual la producción se contrajo, impactando en la caída de las ventas en las fábricas de maquinaria. “El fabricante de maquinaria agrícola sufre este problema de menores ventas, que nos perjudica totalmente”, remarcó.
Dadomo precisó que la situación del sector afecta a cerca de 50 mil familias, en forma directa, y unas 100 mil en forma indirecta. Metalfor está radicada en Marcos Juárez, con plantas en El Fortín, Noetinger y Curitiba, Brasil. La empresa se dedica a la fabricación de pulverizadoras automotrices y de arrastre, sembradoras, fertilizadoras, tanques y tractores, entre otros equipos.

En tanto, Angel Tello, secretario adjunto de Smata, dijo a este diario que fracasó la reunión del lunes entre Smata y los concesionarios; queda la última reunión del próximo martes antes que venza la conciliación.

Artículos destacados