Buitres: para el juez Griesa, Argentina debería negociar

GRIESA. El juez que condenó a Argentina a pagar US$1.330 millones cree que se debería negociar.

Lo dijo el viernes útimo durante una audiencia en la que recibió a ambas partes en pugna. La frase del magistrado abre una posible nueva instancia.

Tomas Griesa, juez federal de Nueva York, abrió una puerta a Argentina para que negocie con los fondos buitre una salida al conflicto judicial en caso de que la Corte Suprema de los Estados Unidos resuelva en contra el próximo 12 de junio.

«Si la Argentina está de verdad en una condición financiera que no puede pagar todas sus obligaciones, ¿qué hace alguien de buena fe? Viene a los tribunales a negociar», dijo Griesa en una audiencia del viernes último con los abogados patrocinantes del país y de los fondos especulativos.

Este juez federal de Nueva York falló en noviembre de 2012 a favor de los «fondos buitre» y obligó a Argentina a pagarles unos 1.330 millones de dólares, aunque el Gobierno de Cristina Fernández apeló esa decisión que ahora está en manos de la Corte estadounidense.

Pero en la nueva audiencia que se concretó el viernes último, el juez mantuvo su opinión de que Argentina nunca actuó de buena fe, al sostener: «No hay necesidad de hablar de catástrofe… Si la república hiciera un giro y actúa de buena fe, puede haber una negociación».

Datos filtrados
Esas palabras de Griesa se conocieron gracias a la filtración de la transcripción de la audiencia mantenida por los abogados de los fondos buitre y los de Argentina, que pertenecen al estudio Cleary, Gottlieb, Steen and Hamilton.

Las palabras de Griesa fueron informadas en un memorando escrito por los abogados de Argentina y enviado al Ministerio de Economía, sobre los posibles resultados de la apelación presentada ante el máximo tribunal norteamericano que fue publicado en el sitio web de Seprin.

Carmen Boccuzzi, letrada por Argentina, reconoció que ese memorando había sido realizado en el estudio Cleary y dijo: «No está claro cómo algún individuo no autorizado fue capaz de darlo a un sitio web en algún lugar de Argentina».

Entonces, si la Corte de los Estados Unidos rechaza tomar el caso de Argentina (en la audiencia los letrados señalan que nunca se expedirá antes del 16 de junio próximo), el Gobierno puede presentarse ante Griesa para proponer una solución a todos los bonistas y evitar el incumplimiento de los títulos que vencen el 30 de junio.

El default como alternativa
El comunicado del estudio que patrocina a Argentina plantea escenarios muy concretos en cuanto a lo que puede suceder a partir del próximo día 12. En tal sentido, el texto plantea entre otras variables que si la Corte niega tratar el caso argentino, está la alternativa de “llegar a un arreglo con NML y los otros holdouts”, aunque entienden que “es de esperar que exijan un porcentaje sumamente alto de su reclamo”.

Pero más abajo también plantean lo que consideran “la última opción”, la cual consiste en “no pagarles a los holdouts ni a los tenedores de la deuda reestructurada. Luego de dicho default, la república no se encontraría bajo ninguna restricción legal que le impida reestructurar la deuda en default, la vieja y la nueva”. De este modo, la alternativa implica “permitir que se fuerce un default y luego inmediatamente reestructurar todos sus bonos externos en modo tal que el mecanismo de pago y demás aspectos queden fuera del alcance de los tribunales norteamericanos”, recomendó el estudio que asesora a Argentina.

Inesperado aval
Diputados británicos firmaron en apoyo a la argentina y contra los holdouts

Más de un centenar de legisladores del Parlamento británico firmaron una resolución de apoyo a la Argentina en su lucha contra los fondos buitre y advirtieron que -si la Justicia de los Estados Unidos apoya ese reclamo- el país incurriría en «incumplimiento de pagos».

Según trascendió aquí, la Propuesta Parlamentaria fue efectuada por la red internacional católica Jubileo y firmada por 106 diputados británicos.

Esta «moción de apoyo» fue suscripta por los parlamentarios británicos y advierte que «los fondos buitre están tratando de presionar a Argentina a incumplir con los pagos de la deuda externa a través de un juicio en Nueva York».

En ese sentido, los legisladores reclamaron al gobierno británico promover un proyecto de ley para «impedir que los fondos buitres ignoren la reestructuración de las deudas argentina y griega».

En un comunicado, la Red Jubileo señaló que «dos de los fondos, NML Capital y Aurelius Capital Management, están demandando a Argentina en Nueva York por ganancias enormes sobre una deuda que adquirió a muy bajo precio durante la crisis de 2001».

Según los legisladores británicos, «si los fondos buitre ganan el juicio, los prestamistas no tendrán ningún incentivo para negociar reestructuraciones de pagos insostenibles en el futuro. Esto enviaría ondas de choque al sistema financiero y tendría consecuencias graves para países con crisis de deudas como Grecia, Irlanda y Portugal», agregaron.

Daniel Ozarow, del Argentina Research Network, uno de los convocantes de la petición, dijo que «parece increíble que las reglas existentes del sistema de deuda internacional permitan que los fondos buitre impongan un castigo colectivo sobre millones de argentinos en atención a un puñado de especuladores billonarios».

Artículos destacados