Mariano Max se expande para llegar a ocho bocas en Córdoba

El modelo de negocio de la cadena de supermercados local Mariano Max es simple: muestra en sus góndolas el mayor surtido “posible” en materia de alimentos, bebidas, productos de higiene y limpieza.

Aunque la oferta de Mariano Max es amplia -abarca desde marcas premium hasta los productos más económicos-, la cadena es una de las principales referentes del consumidor perteneciente al segmento medio. Propone un gran surtido de marcas y precios.

Con todo, el modelo parece haberle dado resultado a la firma de capitales cordobeses, que inauguró a fines del año pasado su sexta sucursal en la provincia, en Cruz del Eje, y proyecta instalar dos más en territorio cordobés.

“El punto de venta, que tiene 1.400 m2 cubiertos y está ubicado al frente de la terminal de Omnibus de Cruz del Eje, es el más importante de la región. Cumple ampliamente nuestra expectativas de ventas y está en pleno crecimiento”, precisó a Comercio y Justicia Juan Carlos Martín, gerente general de la empresa. La boca demandó a la empresa una inversión de 1.500.000 de dólares en la adquisición de la propieda, infraestructura y compra de maquinarias. Esta última apertura se suma a las cinco bocas que funcionan ya en los barrios Villa Corina, José Ignacio Díaz, Los Gigantes, Alberdi y en la localidad de Jesús María, a media cuadra de la terminal de ómnibus.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

En estos momentos, Mariano Max avanza en la remodelación de todos sus locales en materia de unificación de imagen, fachada y refuncionalización de estructuras. En el caso de la boca ubicada en Rancagua y Capdevilla, en Villa Corina, con más de 12 años en el mercado, la compañía destina 1.500.000 de dólares para ampliar las playas de estacionamiento, remodelar la infraestructura y fachada, modificar el depósito y adquirir modernos equipamientos de frío.

“Una vez que terminemos con todas estas refacciones, el objetivo es abrir dos puntos de ventas más en Córdoba”, aseguró Martín.

En línea con el modelo de negocio de la compañía, que requiere de una superficie de ventas importante para ofrecer gran surtido, las bocas de Mariano Max no deben ser menores que una superficie de 1000 m2, necesarias para colocar al menos diez cajas, según explicó Martín. Así, entre las dos sucursales, la empresa prevé una inversión de tres millones de dólares.

Las bocas se abrirán el año que viene, según estimó Martín, quien aseguró que los directivos están evaluando zonas potenciales para su instalación. “ Puede ser el sureste de la ciudad, como alguna otra localidad del interior. Estamos analizando oportunidades “, aseveró el ejecutivo comercial.

¿La crisis no frena los planes de expansión?
“La crisis no afectó el consumo masivo en términos de volumen, ya que la gente fue sustituyendo la compra de bienes suntuarios por la de artículos de primera necesidad. Sí, en cambio, afectó unos puntos a la facturación”, respondió el especialista.

“No obstante, esto no afecta nuestros planes de expansión ya que la única forma de crecer en esta actividad es abriendo nuevas bocas”, afirmó.

Radiografía
– Mariano Max tiene seis

Artículos destacados