Se redujeron amparos contra el Apross

La figura del recurso de amparo en contra de las obras sociales ha sido en los últimos años una herramienta utilizada por los afiliados que pretenden reclamar por derechos que consideran están siendo vulnerados. En Córdoba, la obra social de los empleados estatales (Apross) entendió que ésta era una tendencia en alza y, por tal motivo, decidió fortalecer su área jurídica. Los detalles fueron brindados a Comercio y Justicia por Fabián Manrique, asesor jurídico de esa obra social.

– ¿Cuál es la situación actual del Apross frente a los amparos?
– Los amparos presentados contra las obras sociales generaron oportunamente una industria del juicio. En el 2003 todo el mundo presentaba amparos; empezó a crecer una figura que en esa época era muy nueva y que provocó una ola de presentaciones judiciales, la que derivaba generalmente en una medida cautelar a favor del amparista. En el Apross nosotros tuvimos este pico cerca del 2004, pero la cifra disminuyó considerablemente estos últimos años.

– ¿A qué cantidad se refiere cuando habla de un pico de amparos y cómo ha variado ese número?
– En el 2004 se presentaron contra la obra social alrededor de 280 amparos; en el 2008, en lo que va del año, podemos hablar de un total de 14 amparos presentados.

– ¿A qué se debe esta disminución?
– Son varias las razones: por un lado, hay que hacer referencia al trabajo que se realizó en el área jurídica del Apross. Hacia el 2005 empezamos a ocuparnos seriamente de este tema por la cantidad de amparos que se presentaban contra la obra social. Al comienzo, y por ser muy nueva esta figura, todo lo que se hacía desde esta área era cumplir con las medidas cautelares que ordenaban los jueces. Generalmente no se apelaba ninguna de esas cautelares y simplemente se las mandaba a cumplir. En la actualidad, estamos demostrando que presentar un amparo no es ir al quiosco y comprar un caramelo. Por otro lado, hay que destacar que hoy la canasta prestacional del Apross es muy buena y ello ha generado una menor cantidad de demandas de los afiliados. Un ejemplo es el caso de las patologías como la fibrosis quística; oportunamente por este tema hubo muchos amparos. Hoy, como las resoluciones cambiaron y se reconoce una cobertura del 100 %, el amparo baja.

– ¿Cuáles son las principales razones por las cuales los afiliados presentan amparos?
– Teníamos muchos por la falta de entrega de medicamentos, pero ahora como cambió el procedimiento, son muy pocas las presentaciones que hacen referencia a este tema. En general, yo diría que los reclamos están relacionados con cuestiones que no están dentro de nuestro menú prestacional. Por ejemplo, hay afiliados que vienen con pedidos de tratamientos que científicamente no están avalados como la equinoterapia y, por lo tanto, no están dentro del menú prestacional y no se los cubre. Otro caso que tuvimos fue el de un afiliado que presentó un amparo porque decía que no se le cubrió una ecografía de vejiga. En realidad, la obra social le negó esa posibilidad porque pretendía realizar dos ecografías iguales, el mismo día y no había motivo razonable para hacer eso. En ese caso, el fallo salió a favor nuestro.

– ¿Tienen cifras comparativas respecto de los amparos presentados contra el Apross y el resto de las obras sociales?
– El análisis que se desprende de los congresos anuales donde se re&uac

Artículos destacados