Mala praxis: atenúan sanción por conducta del paciente operado

La Cámara Nacional en lo Civil condenó a un cirujano plástico a indemnizar a una paciente a la que operó dos veces para realizarle implantes en los senos que le dejó desparejos, pero atenuó la responsabilidad del médico porque la mujer desatendió algunas indicaciones.
Fuentes judiciales confirmaron que el tribunal ordenó como resarcimiento el pago de 28.000 pesos más intereses, por daños y perjuicios, más los gastos para recibir un tratamiento psicológico.
“El resultado adverso de la cirugía plástica practicada ha sido consecuencia de la errónea colocación de las prótesis por parte del profesional, encontrándose probado de tal manera la culpa del demandado”, sostuvo la Sala H de la Cámara.

La damnificada ya se había realizado un implante cuando fue madre de mellizos, cuyo amamantamiento le produjo la caída de sus senos. Entonces, en setiembre de 2002, se le extrajeron las viejas prótesis y se colocaron otras, de 370 centímetros cúbicos, el doble del tamaño de las anteriores.
La mujer tenía contraindicado realizar esfuerzos, pero se comprobó que luego de la cirugía alzaba a sus hijos, por lo que, algunas semanas después de la intervención presentaba “mamas asimétricas” y decidió volver a operarse, sin aguardar un tiempo prudencial, para colocarse un implante aún mayor.

Evolución

Al principio, el resultado fue satisfactorio: “Buena evolución, mamas blandas y simétricas” y “paciente que presenta conformidad con la cirugía y con el nuevo volúmen logrado”, surge de las costancias de la causa.
Pasados algunos meses, se observó que la mama izquierda había quedado más alta que la derecha y ambos pezones se encontraban “excéntricos”y “apuntando hacia abajo y hacia fuera”. Los peritos informaron que los senos de la mujer eran voluminosos y presentaban “diferente forma, tamaño, altura y ubicación” con respecto a la línea media del cuerpo de la paciente.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre
CONDENA
La mujer debió someterse a una nueva cirugía que encomendó a otro médico, pero inició la demanda contra el primer especialista, que resultó condenado por los camaristas Jorge Giardulli, Claudio Kiper y Jorge Mayo.

Artículos destacados