Día del Abogado: reflexiones y nuevos desafíos

La importancia de mejorar la formación profesional

Diego Sobrino alertó sobre la necesidad de profundizar la mediación

Elevar la calidad del ejercicio profesional en el interior de la provincia con mayor formación y sin la necesidad de viajar a la Capital; erradicar la cultura del abogado litigante, pugnar por mejores condiciones edilicias de los tribunales de tierra adentro y conseguir alguna solución para evitar el retraso en las cámaras del Crimen que absorbieron las causas de los suprimidos Juzgados Correccionales del interior, son los ejes centrales que plantean los letrados nucleados en la Federación de Colegios de Abogados de la Provincia.

“Algo fundamental es lograr que lleguen al interior propuestas académicas acabadas para elevar los niveles de calidad de los dos lados de la barandilla”, precisó Diego Sobrino, presidente de la entidad, aludiendo a la necesidad de fortificar la capacitación tanto de abogados como de magistrados y funcionarios judiciales. “Las múltiples modificaciones de las leyes requieren de actualización constante; difícilmente se pueda defender correctamente si no se adquieren mayores conocimientos”, advirtió. En cuanto al rol del profesional, Sobrino subrayó: “Tenemos que trabajar más sobre los métodos alternativos de resolución de conflictos. Con la gran suba de la litigiosidad no va a haber infraestructura que alcance para dar respuesta”.

A la hora de reflexionar sobre las condiciones de trabajo, el directivo resaltó los retrasos que están sufriendo las cámaras del Crimen de San Francisco, Villa María y Río Cuarto, que recibieron la competencia de los suprimidos juzgados correccionales cuyos jueces fueron reubicados en los nuevos Juzgados de Ejecución Penal del interior. “Si bien nosotros suscribimos la implementación de esos nuevos juzgados, vemos que al no estar más los correccionales, las cámaras son ahora las que reciben las causas que éstos llevaban y así se generan retrasos”, graficó. Aunque estas cámaras se libraron de los casos que hoy llevan los magistrados de Ejecución Penal, la cantidad y tenor de los expedientes que adicionaron no equilibra la ecuación. “En San Francisco la casuística demuestra que no se compensa”, ejemplificó Sobrino.

Sobre este punto, analizan presentar una propuesta al Ministerio de Justicia y al Tribunal Superior para la creación de una secretaría especializada y unipersonal que se dedique, dentro de la misma cámara, sólo al área correccional. En otro orden, señaló que en Laboulaye, Cosquín y Deán Funes siguen bregando por mejores condiciones edilicias de tribunales, aunque reconoció avances frente a algunos reclamos.

Finalmente, indicó que en los últimos años los profesionales tuvieron que adaptarse a los cambios tecnológicos, como así también a los vuelcos jurisprudenciales y a la nueva conformación de la Corte, todo lo cual motivó un replanteo en el modo de litigar. Asimismo, consideró que la formación universitaria sigue teniendo una deuda: mayor práctica profesional.

<table cellspacing="1" cellpadding="3" width="450" summary="" b

Artículos destacados