Nortid presenta sus etiquetadoras electrónicas para supermercados

El producto de la firma local permitirá a las cadenas comerciales actualizar sus precios en forma automática y programar por un tiempo determinado sus promociones y ofertas.

Nortid Latinoamérica, empresa cordobesa especializada en soluciones tecnológicas para puntos de ventas, presenta al mercado local su línea de etiquetadoras electrónicas.

La firma, nacida en 2006, diseña, desarrolla y distribuye en toda Latinoamérica herramientas de administración, manejo y control para la actividad minorista. Su portafolio de productos está formado por máquinas registradoras, impresoras fiscales, térmicas, balanzas, y demás soluciones para puntos de venta.

Ahora irrumpe en el mercado con un producto muy novedoso destinados a las góndolas de los supermercados. “La etiquetadoras son pequeños equipamientos que se colocan en las góndola y que pueden ser comandados vía radio frecuencia. Permiten actualización de precios, así como una programación de promociones y ofertas en un tiempo determinado. Funciona con un software de gestión que se puede integrar al sistema de administración del supermercado”, especificó a Comercio y Justicia el titular de Nortid, Claudio Cozzi.

Hasta el momento sólo algunos locales de una cadena nacional de supermercados lo está implementado en Buenos Aires. La firma cordobesa avanza con sus prestaciones y cotizaciones en Córdoba, donde espera consolidar su penetración el año próximo.

Con el ojo en el contribuyente
No obstante, el corazón del negocio de la firma es la venta y distribución de máquinas fiscales. Hace más de tres años gana expertise y know how en el manejo de la tecnología fiscal, de la mano de Ditron, líder del mercado italiano. Las registradoras son fabricadas por Ditron y adaptadas y distribuidas en forma exclusiva por Nortid, cuyo nombre impone la misma marca.

Frente a un mercado atomizado por grandes multinacionales como Epson, Hasar y NCR, la marca avalada por tecnología italiana viene a aportar diferenciales técnicos, de precios y logísticos; asimismo apuntará a un mercado “desatendido” como el del pequeño contribuyente.

“La HT 358 es una registradora fiscal muy compacta, versátil, que maneja una gran cantidad de artículos (con posibilidad de ampliar mediante expansión de memoria) y es la única máquina que tiene incorporada el software de gestión de una tarjeta de fidelización”, precisó Cozzi. Otra ventaja técnica es que utiliza papel térmico, lo que permite graficar más de 40 dibujos de productos. Un valor agregado es que el centro de distribución se radicaría en Córdoba (oficinas de Nortid, Sarmiento 1495), lo que reduciría el costo por fletes a los contribuyentes locales y del interior del país.

Smart 258 es una impresora fiscal que permite incorporar el módulo para control de tarjetas (de fidelización) tipo chip y tiene la posibilidad de ser controlada desde una PC o bien desde un telcado externo. “Con este modelo pretendemos llegar a un nicho que no está bien atendido, el del pequeño contribuyente. Al ser de modo dual, con una inversión muy baja, un kiosco -por ejemplo- puede acceder a este equipamiento sin necesidad de contar con una computadora, es decir, sólo debe disponer de un teclado”, amplió el profesional.

Visión de futuro

– Mentras Nortid aguarda la homologación de sus productos en el país,  avanza en otros países adecuando la tecnología a sus requisitos impositivos. Gestiona contactos en Uruguay, Chile, Colombia y Venezuela.
–  Continuará brindado servicios de consultoria en materia de tecnología fiscal, así como entrenando a sus futuros distribuidores.
– A largo plazo, Nortid quiere instalar la primera fábrica de registradoras e impresoras fiscales. “Queremos ensamblar las partes y continuar con la adecuación (findword) del software embebido a nuestras leyes fiscales”

Artículos destacados