Cómo aplicar la experimentación para hacer que una empresa innove

Pablo Manzano (*) 

¿Cómo promover la innovación mediante la experimentación? Un buen indicador para saber si se está innovando en una empresa o no es preguntarnos cuántos experimentos realizamos la semana pasada, el mes pasado, el año anterior. Si la respuesta a la pregunta  es ninguno, entonces difícilmente nuestra organización esté innovando y por lo tanto no estamos construyendo una ventaja competitiva perdurable en el tiempo.

¿Sobre qué aspectos deberíamos aplicar la experimentación?

La referencia para empezar a experimentar es el modelo de negocio y la propuesta de valor. Podemos experimentar sobre la factibilidad, viabilidad económica y sobre la demanda.

En función de la hipótesis que queremos validar, vamos a construir un experimento o prototipo. En esta línea, la resolución de éstos no debe ser perfecta, sólo debe contar con los elementos que queremos validar para no perder tiempo ni gastar demasiado en validarlo.

Los cinco pasos del proceso de experimentación:

Hipótesis y supuestos de la propuesta de valor o modelo de negocio.

Definición de métricas y criterios de éxito.

Test y observaciones: prototipado y experimentos para generar conocimiento validado y evidencias con métricas y datos.

Aprendizaje: se anota todo lo que se aprendió de las observaciones y de la generación de métricas.

Decisión de pivotar o escalar: se toman decisiones/acciones con base en lo aprendido.

Antes de empezar a explicar el proceso de experimentación, es importante recalcar que las startups en etapas iniciales no deben tener como objetivo vender sino aprender.

Conocimiento validado

Básicamente experimentamos para reducir la incertidumbre y el riesgo y, así, pasar a un estado de conocimiento validado que nos permita escalar. Con escalar nos referimos a realizar inversiones en producción y marketing para llegar masivamente a los clientes/usuarios.

Para esto, los experimentos siempre deben tener una métrica o datos que nos conduzcan a validar o rechazar nuestras hipótesis. En otras palabras, para cada experimento tenemos que registrar los aprendizajes y tomar métricas. Esto se define como “contabilidad de la innovación” y se pueden utilizar tableros o bitácoras para registrar las evidencias.

En el caso que las hipótesis sobre factibilidad, viabilidad y demanda no se cumplan, podemos pivotar o cambiar la propuesta de valor o modelo de negocio hasta que éste encaje con lo que requiere el mercado.


(*) CFO Incutex

Sé el primero en comentar en "Cómo aplicar la experimentación para hacer que una empresa innove"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Artículos destacados