“La ley electoral tomó por sorpresa a los partidos”

Según Orestes Lucero, la equivocación fue no exigir con suficiente anticipación los lineamientos, limitaciones y posibilidades de los espacios gratuitos cedidos por los medios.

Las campañas publicitarias de los partidos políticos para las elecciones primarias realizadas ayer en todo el país, generaron algunas consideraciones con respecto al manejo de los espacios cedidos por la ley electoral debido en parte a la falta de información sobre su reglamentación y uso.

“Las nuevas reglas de juego que plantea la reciente ley electoral tomó casi por sorpresa a los partidos políticos para definir estrategias que recién se podrán apreciar en las campañas para las elecciones de octubre. La nueva ley prohíbe la inversión publicitaria en medios de comunicación y determina espacios gratuitos muy reducidos y muy pequeños (módulos de nueve segundos en radio y 12 en televisión, como máximo) para la difusión/persuasión de los candidatos, los mensajes, las propuestas y los compromisos de los candidatos”, analizó ante Comercio y Justicia Orestes Lucero, publicista especializado en comunicación política.

“Quizás uno de los pocos aciertos fué producir mensajes cortos de módulos de nueve segundos o 18 segundos en radio, para ganar presencia por repetición, antes que elegir modulos más largos (múltiplos de nueve) que quizás les hubiese permitido decir más cosas pero en menor cantidad de veces”, explicó Lucero.

Según el referente en el tema, “la equivocación más grande de la mayoría de los partidos políticos fue no exigir con suficiente anticipación (90 días por lo menos), los lineamientos, determinaciones, limitaciones y posibilidades de la nueva ley electoral (la reglamentación específica de ésta). Las limitaciones de tiempo y espacios los tomó por sorpresa”.

En cuanto al uso de las herramientas digitales, Lucero evaluó que los partidos “usaron lo que pudieron para intentar comunicar algo en las nuevas condiciones de difusión publicitaria que plantea la nueva ley electoraly los medios digitales en términos de persuasión o impacto publicitario todavía no demuestran resultados positivos medibles o cuantificables”.

Con vistas a las elecciones presidenciales previstas para el próximo 23 de octubre, Lucero afirma que “con el antecedente de la distribución/asignación de espacios que establece la nueva ley y que descubrieron, conocieron y aprendieron ante estas elecciones generales de internas abiertas, los partidos tendrán que plantear nuevas estrategias de comunicación que tengan en cuenta la estrategia creativa, la secuencialidad conceptual de propuestas y compromisos y los plazos y contenidos de cada una de las etapas de la proxima campaña de comunicación”.

Para Lucero, la mejor campaña en términos de comunicación efectiva para las elecciones primarias pasadas fue la fórmula Cristina-Boudou. “No estoy diciendo que es una buena campaña de comunicación desde lo estrictamente publicitario, ya que es la única fórmula que casi no necesita publicidad para mostrar o demostrar quiénes son, cómo son y qué es lo que van a hacer en el gobierno”.

Este año Lucero encabezó las campañas políticas de los candidatos a intendentes por el peronismo de Río Ceballos, Cosquín, Villa Allende, Brinkmann, Colonia Caroya, La Calera, Unquillo y Embalse.
De las ocho elecciones, obtuvo seis triunfos y dos segundos puestos.

Artículos destacados