El sector de indumentaria tiene expectativas de crecimiento

Como la mayoría de los sectores económicos del país, el corriente proyectaba ser un año de parabienes para el rubro de la indumentaria.
Aunque las perspectivas siguen en alza, referentes del área productiva de Córdoba admitieron a Comercio y Justicia estar a la “expectativa” de las decisiones políticas y económicas que se desprendan del Gobierno nacional.
Lo cierto es que el enfrentamiento con el campo también provocó recesión en las ventas de indumentaria y su consecuente incertidumbre para los dueños de marcas.
“En los últimos cinco años el crecimiento del sector ha sido sostenido; hoy el nivel de consumo ha llegado a un equilibrio, situación que se agrava por el conflicto con el sector rural”, indicó a este medio Alejandra Sandoval, socia gerente de Montesco, la fábrica de indumentaria femenina que vende más del 80% de su producción en localidades del interior del país.
Del mismo modo, Tomás Cabello, de Viga Jeans, indicó que las perspectivas trazadas al comenzar el año apuntaron un crecimiento de entre el 30 y el 40 por ciento, y agregó que de no “interponerse otro problema” podría llegar a cumplirse. No obstante, añadió que la recesión se está observando, no con una parálisis total de las ventas sino con una disminución del consumo. “Se está vendiendo bien, pero los consumidores que antes venían y compraban dos prendas, ahora sólo llevan una”, ejemplificó.
Dependiendo del contexto en general, las marcas de indumentaria proyectan planes de expansión, según el sondeo realizado por este diario. Algunas pusieron “paños fríos” a sus inversiones hasta avizorar luz verde; otras apuestan a seguir abriendo más unidades de venta. Tal es el caso de la marca de indumentaria masculina Pato Pampa, cuyo presidente, Juan José Bertolino, anticipó que este año sumarán un total de 30 franquicias. “Actualmente tenemos 21 bocas y abriremos en breve dos más en Mendoza, en Río Grande y en Tucumán”, precisó.
Viga Jeans, caracterizada por su producción “diferenciada y acotada” de prendas, que distribuye en todo el país -menos en Capital Federal- prevé sumar también más locales multimarcas en esta temporada otoño-invierno.

Confección

Las prendas se fabrican en talleres propios o de terceros. En Córdoba hay más de diez talleres de gran envergadura que pertenecen a marcas reconocidas y en manos de pequeñas empresas hay más de 300. Muchas de las marcas contratan la confección a talleres de Buenos Aires, principal productor del país. Luego le siguen Rosario y el tercer puesto es para Córdoba, según constató este diario.
Al respecto, la problemática más candente es la escasez de recursos humanos calificados. “Se debió a la apertura indiscrecional de las exportaciones, lo que resintió la mano de obra durante diez años; como el oficio pasa de generación en generación, nos faltan los especialistas de 30 a 40 años”, explicó Bertolino. En consecuencia, “los talleres no dan abasto y de a poco se están actualizando con tecnología para la confección”, añadió. (Ver Alerta…)
En ese orden, Sandoval insistió en que, de existir personal calificado, el rubro en la ciudad de Córdoba podría generar 500 puestos de trabajo más.
Otro tema es la inflación del sector, que registra entre un 15 y un 30%

Artículos destacados