Reafirman condena al Privado por un préstamo en dólares

En fallo por el que se condenó al Hospital Privado a pagar -teoría del esfuerzo compartido- el saldo adeudado de un préstamo en dólares tomado en 2000, la jueza Claudia Zalazar (51ª Nominación Civil y Comercial de Córdoba) determinó que resulta inoponible a los acreedores el acuerdo de pago celebrado con el padre -médico de la institución- de uno de los mutuantes, en el que se estipulaba un monto menor por la deuda, ya que “no ha sido debidamente acreditada en la causa la representación invocada” por el galeno.
El mutuo fue celebrado por más de 106 mil dólares, pero por el convenio de pago suscripto en 2003 por el médico Norberto Eduardo Gallino, progenitor y suegro de los demandantes que a esa fecha estaban radicados en Brasil, el Hospital Privado abonó 164 mil pesos.
Por tanto, los mutuantes reclamaron la diferencia, que estimaron en 51 mil dólares, solicitando se declare inconstitucional la normativa relativa a la “pesificación” dictada a partir de enero de 2002.

Aunque la accionada insistió en la validez del acuerdo, la magistrada admitió parcialmente la demanda, por 39 mil dólares, tras desestimar el pedido de inconstitucionalidad y aplicar la teoría del esfuerzo compartido, considerando que “no ha sido debidamente acreditada en la causa la representación invocada por el médico precitado”.
Se reparó en que, por el acuerdo, Gallino “se comprometió a que su representado (…), ya sea en forma personal y/o con poder suficiente, en legal forma, los confirmara y ratificara dentro del plazo de treinta días corridos, lo que permite vislumbrar que la accionada actuó a sabiendas de que el facultativo interviniente carecía de poder para obligar a su supuesto mandante”, ponderó el decisorio. De tal forma, se concluyó que “los pactos obrantes a fojas 106/117 resultan totalmente inoponibles a los accionantes”.

Artículos destacados