Más de mil médicos proyectaron cómo será la medicina del futuro

Año 2020. El sida deja de ser un problema pero aparecen nuevas enfermedades infecciosas, ambientales, psiquiátricas y de la creciente pobreza. El deterioro de las relaciones médico-paciente se agudiza y en el escenario se vislumbra la genetización de la práctica médica.

Ésta es una síntesis de las conclusiones a las que arribó el estudio prospectivo que encaró Intramed, sitio especializado en medicina, por medio de un relevamiento entre 1.013 médicos -54, 5 por ciento de Argentina y el resto de Latinoamérica- utilizando la metodología Delphi, basada en la utilización sistemática del juicio intuitivo emitido por expertos.

El estudio, que exploró representaciones y pronósticos de reconocidos expertos respecto de las características que podría tener la medicina en el año 2020, evidenció que la mayor parte de las conjeturas realizadas se sustenta en tendencias del presente, ya que el plazo sobre el que se les solicitó opinión es relativamente cercano.

“En líneas generales, las opiniones de médicos y de expertos coinciden en señalar una profundización de las tendencias en la dirección en que cada una de ellas es visible hoy”, precisó el documento.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

En el escenario previsto para dentro de 10 años, los encuestados consideraron que hay un alto nivel de probabilidad de que el problema del sida estará resuelto mediante tratamientos efectivos o inmunización.

Por otra parte, “se espera la aparición de nuevas enfermedades infecciosas como consecuencia de la resistencia microbiana a los agentes antibióticos y del surgimiento de nuevos microorganismos y enfermedades hoy no conocidos”.

Contaminación y pobreza
Las patologías derivadas de la contaminación ambiental sufrirán un notable incremento en todas sus manifestaciones orgánicas y por las más diversas causas: aire, agua o alimentos, por ejemplo.

La pobreza también causará el crecimiento de trastornos a nivel sanitario. En este caso se mencionan la falta de acceso a recursos higiénicos y sanitarios y las condiciones de vida por debajo de los estándares considerados mínimos para preservar la salud.

La salud mental también se llevó un capítulo especial. Según aventuraron los profesionales, los problemas psiquiátricos tradicionales tendrán una escalada y aparecerán nuevos cuadros clínicos. Se mencionan con frecuencia el incremento de las adicciones de diverso tipo: drogas ilegales, fármacos y alcohol.

Paciente lejano
La investigación reveló otro dato llamativo: la relación entre el médico y el paciente sufrirá un creciente deterioro. Entre los motivos más frecuentemente consignados aparecen la pérdida de los vínculos personales debido al empleo generalizado de la tecnología, la “medicina defensiva”como respuesta a la alta litigiosidad y el acortamiento del tiempo de consulta fijado por los prestadores de salud.

Finalmente, consideraron que la práctica médica se encontrará fuertemente guiada por el empleo de la genética, tanto en la esfera del diagnóstico como en el tratamiento y la prevención de enfermedades.

Ficha técnica
– Muestra: 1.013 médicos (72% hombres, 28% mujeres).<br /

Artículos destacados