«Legar no es lo mismo que suceder»

No es una novedad afirmar que el principal escollo que deben sortear las empresas familiares tiene que ver con la dificultad de hacer que la compañía siga funcionando a pesar de las generaciones que vienen. Las estadísticas aseguran que el 80 por ciento de las empresas familiares son pymes; de ese porcentaje, el 30 por ciento pasa la primera generación, el 15 por ciento la segunda y sólo el cuatro por ciento de las empresas familiares supera la tercera generación.
Generalmente, lo más común cuando se toca este tema es hablar de “sucesión”, según los términos acuñados por la asesoría tradicional. Sin embargo, existe una nueva disciplina que se conoce como negociología y que introduce un nuevo concepto que se contrapone y se diferencia del anterior: “el legado”. “Lo más importante es que el legado alude a la continuidad familiar y a permanecer por generaciones, en cambio la sucesión hace referencia a la muerte de un ser querido (y que estaba hasta ese momento al frente de la empresa) y a su herencia”, explicó a Comercio y Justicia Walter Brizuela, consultor de negocios especializado en empresas familiares.

– ¿Qué otras diferencias se presentan entres los dos conceptos?
– Con el legado, cada hijo “lega” un negocio como fuente de trabajo para su bienestar; existe una caja de la empresa matriz (más tantas cajas como hijos se tenga) que genera roles naturales, pasando los padres a ser abuelos del negocio, legando a los hijos la paternidad de la generación siguiente y liberando energía para ellos y los nietos que vendrán. Por otra parte, cuando se habla de sucesión se debe tener en cuenta que puede haber varios herederos pero un solo sucesor (lo que crea conflicto entre los hijos), hay una sola caja de dinero de la empresa que es la del padre y se generan roles cruzados, es decir, el hermano sucesor se hace cargo de sus hermanos como si fuera un padre. En estos casos la empresa puede seguir, pero lo más habitual es que los lazos familiares se terminen deshaciendo.

– ¿Qué cambios a nivel funcional trae aparejada la aplicación de legar?
– Básicamente, existe algo que no sucede con la sucesión y que tiene que ver con que, al legar, el techo del padre se convierte en el piso del hijo. Es decir, a partir de lo que los padres han conseguido los hijos deben empezar a trabajar. De esta manera, se le da mucho valor a lo que los padres generaron pero queda en claro que los hijos están ahí para hacer nuevos negocios y hacer que la empresa siga creciendo y desarrollándose. En una sucesión, lo único que tienen que hacer es cuidar lo que se heredó sin generar nuevas ideas.

– ¿Cómo se explica la ventaja de trabajar con “varias cajas de dinero”?
– Por ejemplo, si alguien tiene una empresa familiar en donde sólo están involucrados el esposo y su mujer, está bien que se trabaje con una sola caja. Ahora bien, cuando nacen los hijos y empiezan a involucrarse en el negocio, lo mejor es que haya tantas cajas como hijos tenga el matrimonio. De esta manera, cada vez que se agranda la familia (y por lo tanto los integrantes de la empresa) es necesario que se agreguen nuevas unidades de negocios para poder seguir manteniendo la calidad de vida deseada. Es por esto que la estructura de la empresa debe seguir siendo la misma, pero ahora con nuevos negocios.

– ¿Qué opina sobre el ingreso en la empresa de personas externas a la familia?
– Todo depende del puesto de que se trate. Si es un gerente operativo no existe ning&

Artículos destacados