«La masculinidad obstaculiza la igualdad de género»

La campaña “16 días de activismo contra la violencia hacia las mujeres” -que comienza hoy- es un proyecto internacional cuyos orígenes se encuentran en el primer Instituto Global del Liderazgo de las Mujeres, patrocinado por el Centro por el Liderazgo Global de las Mujeres (CWGL) en la Universidad de Rutgers, Estados Unidos, en 1991. Cada año, millones de mujeres, organizaciones y gobiernos de todo el mundo se unen durante estos días de activismo para promover los derechos humanos de las mujeres.

En Córdoba, el Consejo Provincial de la Mujer adhiere activamente con una agenda propia para esta provincia. Así, en el marco de esta campaña se inaugurarán Centros de Atención Interdisciplinaria para las Víctimas de Delitos contra la Integridad Sexual en las localidades de Villa María y Río Cuarto; se llevará a cabo un precongreso del primer Congreso Internacional sobre Violencia contra la Mujer y II Congreso Internacional sobre Delitos contra la Integridad Sexual; se realizarán intervenciones urbanas en edificios y espacios públicos, así como en estadios deportivos; cine móvil; muestras plásticas; charlas y hasta un Encuentro de Murgas “Por una Vida libre de Violencias para las Mujeres”.
En este marco, Graciela Ruiz, titular del Consejo Provincial de la Mujer, dialogó con Comercio y Justicia acerca de las expectativas que tienen en la institución con la realización de esta campaña en Córdoba: “Fundamentalmente, lo que buscamos es una toma de conciencia. Porque la violencia de género es un problema social más allá de que está inserto dentro de los Derechos Humanos. La masculinidad es, a veces, un obstáculo para lograr plenitud en ese sentido. Y no porque los hombres sean malos, al contrario, sino que este obstáculo es un sufrimiento para los mismos hombres y trae aparejados problemas sociales que trascienden de lo privado a lo público”.

– ¿De qué manera se manifiesta la masculinidad en la sociedad?

– Hoy se ven comportamientos de género provenientes tanto de los hombres como de las mujeres. Los comportamientos machistas no sólo los tienen los hombres. Estos paradigmas de conducta hacen que justamente todo el mundo, en el marco de un gran sufrimiento, no pueda realizar sus relaciones y hacerlas mucho más equitativas… Así, estos parámetros de masculinidad obstaculizan la igualdad de género, la equidad de género. Es importante ser consciente de que las relaciones machistas también las hacemos las mujeres. Somos nosotras las que criamos esos pichones de hombres.

– ¿Cuentan con estadísticas de la cantidad de consultas diarias en Córdoba sobre violencia de género?

– En este momento trabajamos con estadísticas muy caseras y rudimentarias. Pero para el año que viene, dentro del ámbito del Consejo Nacional de la Mujer, se formará el Observatorio contra la Violencia que buscará y sistematizará información sobre violencia contra las mujeres. Además, será el responsable de diseñar, implementar y gestionar políticas para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres. Nosotros, en Córdoba, también comenzaremos a sistematizar los casos locales.

– ¿Dónde pueden manifestarse las violencias contra las mujeres?

– En muchos lados. En la casa, en el trabajo, en un centro de salud (hospital, clínica, dispensario, sanatorio), en un sindicato, organización, en reparticiones del Estado nacional, provincial o municipal. En la escuela o colegio, en la universidad. En los medios de comunicación (televisión, radio, diarios, revistas,

Artículos destacados