«La comunicación estratégica es vital para las pymes»

“La comunicación estratégica es vital para las pymes. A diferencia de la gran empresa, éstas no pueden darse el lujo de enjuagar errores o de tomar decisiones por gusto personal de un directivo o por tendencia o por moda. Cada centavo que una pyme pone en comunicación tiene que estar orientado a la búsqueda de un resultado concreto”.
La afirmación pertenece al analista de mercado y licenciado en comunicación Ignacio Demarchi, quien el próximo jueves disertará sobre “Estrategias de comunicación para pymes”, en el marco del ciclo de Conferencias para Profesionales y Empresarios que organiza IES y Comercio y Justica.
“El primer limitante o debilidad es no tener un enfoque, una visión definida. Hay que trazar el objetivo y allí surgirá una estrategia de comunicación que le dará soporte. Recién después viene la disponibilidad presupuestaria y, por último, definir las herramientas a utilizar”, precisó Demarchi a la hora de ordenar los pasos para una planificación eficaz.

El conferencista también advirtió sobre uno de los problemas recurrentes en el mundo pyme: “Es frecuente que nos encontremos con empresarios tentadísimos por comunicar al cliente que no tiene, al gran público y, muchas veces, en a masa de clientes que ya lo conoce y lo ha probado; tiene un segmento potencial de nuevas compras o de referenciación a nuevas compras que no explotan y ahí aparece una herramienta, que es el marketing directo”, destacó.
Para el director general de Madison Comunicación Corporativa, además de la publicidad y de los medios tradicionales, existe un amplio menú de posibilidades para explotar a un bajo costo. En este sentido, propuso el uso de los canales de comunicación con los que ya cuentan las pequeñas y medianas empresas por su actividad natural.
“Cuando la empresa no tiene presupuesto para operar por medios masivos, tiene que aprovechar su presencia urbana, sus locales, que tienen una lógica de comunicación. A veces el empresario la usa todos los días y no la descubre. Seguramente tiene cuatro o cinco canales de contacto habituales con sus clientes, como el resumen de cuenta, el sitio web, los operadores de call center, sus cobradores, sus proveedores; a partir de esos canales el empresario no gasta nada”, recalcó.

Entre las firmas consideradas “exitosas” o como “casos a seguir” en esta materia, se destacan aquellas que tienen en claro que el fin último de toda pieza de comunicación que mueven es la construcción de su marca.
“Teniendo en cuenta que hoy las empresas deben enfrentar mercados en que los límites que definen un segmento de otro son cada vez más difusos, donde los motivadores de compra son cada vez más diversos y las nuevas tecnologías les han ampliado cuantitativa y cualitativamente el menú de medios y de canales a un nivel ya casi exagerado, felicito y promuevo las empresas que empiezan a construir canales de comunicación no tradicionales”.
Entre ellos, destacó: las acciones de BTL (comunicación no masiva con alta dosis de creatividad), las acciones de anunciación mediante las redes sociales como Facebook, el pautado a través del buscador de Internet Google y el marketing directo sobre la base de clientes.

CONFERENCIA
“Estrategias de comunicación

Artículos destacados