«En marzo y abril se amesetó la caída»

Tras su paso por la presidencia de la Unión Industrial Argentina (UIA), el empresario Juan Carlos Lascurain retornó a su puesto de presidente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (Adimra). En ese marco, visitó ayer Córdoba, en virtud del 62º aniversario de la cámara del sector local. En diálogo con Comercio y Justicia, renovó su reclamo por una “equiparación” del tipo de cambio nacional con respecto al de los países de la región, al tiempo que estimó que “se amesetó la caída” de la industria metalmecánica.

– ¿Qué puede pasar después del 28 de junio?
– Allí se define una elección que tiene muchos condimentos políticos, de los cuales como dirigente gremial empresario no me voy a expresar. Pero en cuanto a la actividad, es necesario analizar cómo se está comportando la industria en el resto del mundo, sobre todo en aquellos países adonde destinamos muchas de las exportaciones metalúrgicas. En algunos de esos lugares se ha llegado a un piso y hoy parecería rebotar la actividad. Eso indudablemente va a repercutir en la actividad de nuestro sector.

– Y en Argentina, ¿ya se alcanzó el piso de la crisis?
– Lo que vemos es que en algunos sectores, dentro del ámbito metalúrgico, hubo un repunte. Ese repunte, que ocurrió a partir de marzo, no fue suficiente para compensar la caída, pero pareciera que ya hubiésemos llegado al piso. Aparentemente, el resultado del mes de marzo y de parte de abril indica que se amesetó la caída. De todos modos, hay que esperar un poquito para tener una visión un poco más firme con respecto a cómo está la actividad.

– ¿Qué pasa si Brasil no renueva su plan para la industria automotriz, que vence el 30 de junio?
– Cuando estuve en Londres, con los empresarios del G-20, antes de la reunión de los presidentes, la mayoría coincidía en que la crisis en el mundo era una crisis de confianza, similar en la mayoría de los países. En el caso de esta herramienta que creó el gobierno brasileño, quizás esté generando que aquéllos que tenían la necesidad de adquirir un auto, lo adquieran. Esto no quiere decir que se haya terminado con la crisis de confianza. No sé exactamente cómo está funcionando y quizás actualmente ya haya llegado a un nivel donde los resultados sean los mismos aunque se renueve.

– ¿Cómo se puede comportar el tipo de cambio durante este año?
– No desconozco las distintas versiones que hay, pero lo que hasta ahora ha venido sucediendo es que el gobierno adoptó una decisión de administrar el tipo de cambio. Es conocida la posición que he mantenido cuando estuve ejerciendo la presidencia de la UIA, desde donde planteamos que el tipo de cambio debía ser real y competitivo comparado con el comportamiento del tipo de cambio en otros países, sobre todo en el mercado de exportación y el de importación, que son los dos que nos afectan en la balanza comercial.
En el mercado de exportación, se sabe que tenemos muchas ventas industriales metalúrgicas que van a Brasil y también a Estados Unidos y al resto de América Latina y en casi todos los países hemos tenido una adecuación del tipo de cambio, como en el caso de México, de Brasil, o de Chile, de manera que es un tema que nos preocupa. Comparando el valor del dólar a 3,70 pesos con monedas de la

Artículos destacados