El contador de perfil mundial es un «pensador estratégico»

El contador, tarde o temprano, se tendrá que adaptar y actualizar a los vientos mundiales si quiere afrontar los retos de la nueva economía. Esto implica mirar fronteras afuera y aprender a pensar globalmente para actuar a nivel local. Este nuevo perfil también incluye dejar de pensarse “vitalicio” tras egresar, para considerar seriamente que el conocimiento cambia a pasos vertiginosos y que sus mutaciones, que antes se producían en ciclos de cinco años, ahora se dan en ciclos de dos por las nuevas tecnologías que aceleraron y acortaron los procesos.

Así lo entiende el contador y licenciado en administración Marcos Godoy, quien el próximo miércoles disertará en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas (CPCE) bajo el título “Hacia un profesional de clase mundial. Perfil y desafío para el siglo XXI”.

“El nuevo perfil exige un contador que sea un pensador estratégico para organizaciones inteligentes; es decir, que aprenda a pensar global para actuar local”, señaló a Comercio y Justicia el también profesor invitado de la Cátedra Práctica Profesional de la Universidad Católica de Córdoba (UCC).

“Hoy los contadores deben sumarse a los avances tecnológicos y aprender a advertir hacia dónde se orientan los negocios. Hoy los empresarios ya no esperan de su contador el detalle de los impuestos y el resultado del balance -el dueño ya sabe si su empresa va a dar pérdidas o ganancias-. En este momento pretende que el contador se adelante y lo asesore en la toma de decisiones”, graficó.

La formación e instrucción continuada y el abrirse a nuevos campos de actuación profesional son dos ejes fundamentales para cumplir con el perfil “global”.
En este sentido, el disertante apuntó a la experiencias de otros países, como México, donde cada cuatro años los profesionales de ciencias económicas tienen que revalidar su matrícula, mientras que en Argentina, hoy, el “contador es vitalicio”.

Para Godoy, un profesional no puede quedarse con lo que aprendió en la universidad, porque -si lo hace- lo que le espera es engrosar las filas de los excluídos en un corto plazo.

Nuevas incumbencias

Respecto de las nuevas incumbencias, apuntó a incorporar conocimientos en materia de balance social, contabilidad ambiental y branding personal, “porque el contador es como una miniempresa y debe trabajar sobre su marca personal, fortaleciendo lo que lo diferencia de otros servicios de colegas”.

Godoy también enumeró algunas herramientas prácticas, como el traspaso a una oficina sin papeles, más digital, o el empleo de lenguajes globales de informes de negocios, como el conocido por su sigla XBRL (eXtensible Business Reporting Language), utilizado para simplificar la automatización del intercambio de información financiera que circula digitalmente.

Estándares internacionales
La Federación Internacional de Contadores (IFAC) publicó meses atrás la traducción al español del manual de estándares internacionales para calificar como contadores profesionales en el mundo. Allí indicó que se requiere una formación más “global” y “tecnológica”, acorde con los tiempos que corren, de cambios vertiginosos con incidencia interjurisdiccional.

Las denominadas IES (International Education Standards) establecen temas, métodos y técnicas que los programas de formación y desarrollo deberían incluir para obtener el reconocimiento, aceptación y

Artículos destacados