Detector de huellas y ADN (y cordobés)

“Así como hace 100 años atrás un argentino (Juan Vucetich) desarrolló el uso de la huella digital para la identificación personal, hoy otro argentino descubrió cómo captar esa huella dactilar, agregándole la posibilidad de leer el ADN, es decir, se vuelve a generar un sistema de identificación de persona que es totalmente novedoso en todo el mundo”. Con estas palabras, Gabriel Ortega, presidente de ID Soluciones Biométricas, explicó a Comercio y Justicia de qué se trata Arfis (Argentine Fingerpint Identification System), un sistema de identificación de personas que no sólo registra las huellas dactilares sino que también retiene el ADN para su posterior codificación a través de la Dactilogenética.

– ¿Cómo funciona este sistema?
– Al apoyar el dedo en los adhesivos se imprime la huella digital y retienen cerca de 2.400 células epiteliales con ADN no codificante. Estos stickers fueron avalados por Biosystem, una empresa líder en tecnología para la codificación del ADN. Así, el resultado es una huella más nítida ya que no se utiliza tinta, si no grafito para la impresión que está protegida por una lámina transparente. Por su parte, la obtención del ADN no es invasiva pues no es necesario el uso de jeringas o isopos. Además, se preserva la intimidad (el ADN no codificante sirve sólo para la identificación y garantiza la cadena de seguridad, porque no puede ser adulterada ni cambiada; y es más fácil almacenarlo).

– ¿Y cuánto se tarda en determinar el ADN?
– En el mismo día se puede determinar la identidad de una persona. Con los otros sistemas se está tardando 15 días como mínimo.

“Una provincia o país necesita una base de datos no sólo del área criminalística. Hoy, la sociedad moderna requiere de una base de datos civil, en donde todos estemos identificados”

– ¿Cómo se da todo el proceso?
– Una vez que se captura la huella, después viene el uso del software Arfis a través del cual se identifica a una persona y, en tercer lugar, viene la captura del ADN. En el software se unen las características de la huella dactilar con las características del ADN de esa misma persona. Entre las dos características se forma un código de barra. Entonces en el software Arfis, cuando se busca a una persona, se lleva a cabo mediante el código de barra (alfanumérico). Así, es mucho más simple la búsqueda de datos alfanuméricos que la búsqueda de imágenes de huellas, como utilizan todos los sistemas actuales que colapasan cada vez que necesitan muchas imágenes.

– ¿El sistema se está aplicando en algún país?
– El producto está por ser implementado en Méjico, no sólo en las áreas criminalísticas y policiales sino también en los colegios de escribanos, Registro Civil, para el nacimiento de bebés, entre otros sectores. Otro proyecto cercano es con Estados Unidos, con el FBI, en la captura de ADN. Pero en realidad hay muchos países interesados en este sistema: actualmente estamos conversando con Ecuador, Colombia y Brasil. También hay empresas interesadas en llevar este sistema a Europa y estamos en tratativas con una comunidad de países Árabes, además de Albania y Camerún. <br

Artículos destacados