Una plataforma que transparenta datos públicos a bajo costo

EL GOBIERNO ABIERTO de Bahía Blanca promueve la transparencia, la participación y la innovación.

Junar es una solución de código abierto basada en la nube que permite transformar la información del Gobierno en beneficios para los ciudadanos. Fomenta la participación y la generación de nuevos negocios. La inversión anual parte de US$5.000.

La transparencia de un gobierno es una de las cualidades más valoradas por los ciudadanos a la hora de repensar su voto. Si a ella se la potencia con participación ciudadana e innovación, el camino de la Democracia 3.0 es un hecho.

Encolumnada en esta visión nació Junar, una plataforma de datos abiertos basada en la nube capaz de transformar los datos de gobiernos en recursos útiles para los ciudadanos.

Es una solución óptima para las ciudades digitales, de fácil acceso porque se aloja en la nube y que no reviste de altas inversiones.

“Mediante una plataforma de datos abiertos se pueden visualizar datos difíciles de encontrar y usar, que generalmente están alojados en bases de datos, sistemas o computadoras. Su gestión y administración facilitan la transparencia, invitan a la participación ciudadana y generan mayor colaboración y eficiencia”, indicó a Comercio y Justicia Diego May, uno de los fundadores de la empresa, en el marco de su participación en la Semana TIC. Las instituciones gubernamentales utilizan la plataforma para simplificar el proceso de publicación de datos y transformarlos en recursos interactivos accesibles que los ciudadanos pueden transformar, compartir y sociabilizar libremente. De esta manera, las agencias gubernamentales pueden cumplir los requisitos legislativos de los datos abiertos, promover la rendición de cuentas y utilizar la API Junar para que los desarrolladores puedan acceder a los datos desde sus aplicaciones de forma prográmatica.

Trayectoria nacional
La solución creada en 2011 fue adoptada por más de cien gobiernos a a escala mundial, entre municipales, provinciales y federales, ubicados en Latinoamérica, Estados Unidos y España.

Entre los casos de éxito más significativos, May se refirió al de Bahía Blanca en nuestro país.

El Gobierno Abierto de esta ciudad muestra datos e indicadores sobre medio ambiente y programas ambientales que el municipio ha encarado, entre otras innumerables informaciones sistematizadas como sueldos, compras, tasa ambiental, accidentes de tránsito.

El beneficio no es sólo para el gobierno y la comunidad en general, sino también para los emprendedores que, a partir de esos datos disponibles, pueden pensar nuevos negocios.

“Por ejemplo, en función de los datos sobre el medio ambiente en Bahía Blanca se crearon censores de polución, como también -contando con el mapa de los parquímetros de estacionamiento- se desarrollaron unos censores que miden en qué zonas hay autos estacionados, lo que permite conocer dónde quedan lugares disponibles”, precisó May.

Quiénes piensan en la adopción de esta solución
Tras su experiencia con las entidades públicas, May indicó que la primera condición que debe reunir un gobierno para “abrir sus datos” es la de “tener la voluntad política de la transparencia”. Luego le sigue el ímpetu innovador, para concluir en la necesidad de que los ciudadanos participen en pos de un gobierno colaborativo.

May indicó que la inversión económica no es una barrera. “ Según el caso, la plataforma de datos abiertos puede partir desde 5.000 dólares hasta 10.000 dólares por año”, precisó May.
Más información 

En la nube
El cliente gestiona sus propios datos

Junar funciona en la nube por medio de servicios SaaS (Software-as-a-Service). El cliente accede a través de una cuenta y por medio de un motor de manejo de datos potente en la nube, determina la conexión, habilitación y publicación de sus datos.

“El mismo cliente es quien customiza la plataforma disponiendo su accesibilidad. Su cuenta se conecta con la base de datos alojada en su sistema o computadora, cargan los datos, los suben, los conectan y generan el propio portal. También es quien habilita la posibilidad de usarlos y compartirlos”, añadió May

“Está construido para escalar masivamente y apoya a las organizaciones basadas en datos locales y globales. Se pueden elegir qué datos se recolectan, cómo se los quiere presentar, y cuando deberían ponerse a disposición del público. También se puede determinar qué conjuntos de datos están disponibles al público y cuáles sólo son para su uso interno.Es un sistema de gestión de datos del futuro para fomentar el intercambio de información”, precisó Diego May.

Artículos destacados