Tecnología para mejorar la calidad de vida, un desafío

Argentina ocupó el puesto 96 entre 138 economías que evaluaron el modo en que gobierno, empresas e individuos utilizan las tecnologías de la información

De 138 economías, Argentina ocupa el puesto número  96  en el ranking que mide  la utilización de la tecnología para mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Las variables que mayormente traccionaron esa baja posición son la calidad de formación en ciencias por parte de los individuos y la preparación del gobierno para priorizar las TIC.

En la edición 2010-2011 de The Global Information Technology,  Transformations 2.0, que publica el indicador Networks Readiness Index (Índice de Preparación Networks),  la posición de Argentina en el período 2010-2011 es la peor lograda en los 10 años de medición que tiene este informe.

Aunque parecería que el país se esmera por estar a la vanguardia tecnológica en muchos aspectos, según este indicador aún no puede lograrlo. Comparativamente, mientras Argentina acredita la posición 96,  Chile se ubican en el lugar 39, Uruguay en el 45 y Brasil, en el 78.

Descripción

El indicador mide el grado en que un país utiliza la tecnología para mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Trata de determinar la manera en que los gobernantes propician las condiciones necesarias para el acceso a la tecnología y la utilización de ésta. El relevamiento se realiza sobre tres ejes: entorno, preparación y uso. A su vez, cada uno de estos ejes se subdivide en tres más.  La medición involucra  a tres actores importantes: individuos, empresas y gobierno.

Sobre el entorno

La variable entorno, que determina el grado de amigabilidad que éste tiene para el desarrollo de empresas TIC y para el acceso a las nuevas tecnologías, es una de las que mayor peso tuvo en la generación de la posición.

Sobre el entorno en relación con el mercado, el alcance y efecto de los impuestos, como la tasa total de impuestos y la burocracia para comenzar un negocio, fueron las variables con calificaciones más bajas.

En cuanto a política y regulaciones, la eficiencia del marco legal para el cambio de regulaciones fue la condición más pobre. El entorno en cuanto a infraestructura muestra la mayor debilidad en la tasa de cobertura de la red móvil y en el grado de accesibilidad a contenidos digitales.

Formación

La varibale preparación mide la capacidad que los tres actores mencionados anteriormente tienen para utilizar las TIC. Tanto desde el punto de vista de la capacitación necesaria, calidad del sistema educativo, como del acceso real a conectividad, acceso a dispositivos informáticos y líneas de telefonía, como conexiones a Internet, banda ancha,  entre otros.

Así, en lo que respecta a la preparación individual, la calidad de la formación en matemática y ciencia obtuvo el  puntaje más bajo, junto a las tarifas de telefonía celular e Internet.

La preparación de las empresas, en general, ha logrado mejores apreciaciones que la media, aunque el grado de capacitación del personal es el más  bajo, con un puntaje de 78.

Preocupante si lo es, la preparación por parte del gobierno -en la cual las tres variables como prioridad del gobierno de las TIC, contratación pública del gobierno para productos de tecnología de avanzada e importancia de las TIC para la visión de futuro del gobierno- alcanzó los puestos más bajos.

Utilización real
Gobierno, empresas e individuos, cómo usan las TIC

Esta variable establece el nivel de utilización  real de las TIC que cada uno de los actores manifiesta.  En el uso individual, el impacto de las TIC en los servicios básicos y la cantidad de escuelas con acceso a Internet son los ítems de menor valuación.

La medición de la utilización por parte de las empresas puso al nivel de la tecnología de absorción, al grado de utilización de Internet y al impacto de las TIC en nuevos servicios o productos en las posiciones más desventajosas.

Por último, el uso que destina el gobierno  a las TIC sigue la tendencia anterior, en tanto el item “éxito de la promoción de las TIC en el gobierno” y el “grado de uso y eficiencia de las TIC en gobierno” lograron los puestos 129 y 130, respectivamente.

 

Artículos destacados