Un sueño de cartón hecho emprendimiento crece en el país

Emprendedor de nicho. Fernando Rabellini, unió sus pasiones: el diseño y emprender. Con ellos creó una fábrica de juguetes.

 En 2012 comenzó a gestarse Toncartón, un emprendimiento local que se dedica a la fabricación de juguetes de cartón. Este año proyecta crecer y consolidarse. Recientemente resultó ganador en los premios nacionales Mayma, que reconocen el trabajo de los emprendedores innovadores y sustentables.

Por Natalia Riva – nriva@comercioyjusticia.info

Toncartón, un emprendimiento cordobés que diseña, fabrica y comercializa juguetes de cartón, surgió a fines de 2012 como punto de encuentro de «varias pasiones y sentimientos» de su creador: Fernando Rabellini. Por un lado, Fernando es diseñador gráfico y desde hace tiempo trabaja en una empresa que fabrica papel y cartón reciclado. Allí conoció todo acerca de estas materias primas: sus posibilidades, costos, rentabilidad y proceso de fabricación.

Está casado con Sabrina, psicomotricista, de quien aprendió la importancia del desarrollo de los chicos y la correcta estimulación que ellos reciban a temprana edad. Esa conjunción, sumada a la inquietud de este emprendedor por crear un producto «creativo e innovador», dio vida a Toncarton.

Todo lo anterior sucedió en un escenario económico que en los últimos años viene favoreciendo mucho a la industria del juguete nacional, un sector que el año pasado tuvo un crecimiento interanual de15% con una facturación de más de 900 millones de pesos.

“Las necesidades personales quedaron alineadas con la necesidad de «realizar regalos» y pudimos detectar una oportunidad concreta para utilizar el cartón como materia prima que posibilita un alto valor agregado a productos de bajo costo, ecológicos, creativos e innovadores”, explicó a Comercio y Justicia Rabellini.

Hace unos meses, este emprendimiento cordobés resultó ganador de los premios nacionales Mayma, un concurso que impulsa emprendedores sustentables de todo el país. En esa oportunidad recibió 20 mil pesos que, según el emprendedor, le ayudarán a dar un impulso mayor a su iniciativa. (Ver: El mejor premio…)

– ¿Cómo fue el paso de la idea a la creación del emprendimiento?
– Ya con la idea definida, a fines de 2012 me anoté para hacer una capacitación dictada por la Fundación E+E que colabora con emprendedores. Quedé seleccionado, de manera que me puse a pensar más firmemente en ella. Lo siguiente, ocurrió de forma vertiginosa: en tres meses que duró la capacitación puse nombre al emprendimiento y le di identidad visual, definí la idea general. Además, fui destacado como ganador del premio «Espíritu emprendedor E+E 2013», por esa fundación. En agosto de 2013 decidí los productos a realizar. Personalmente realicé los diseños de los productos, troqueles, packaging, imagen de producto, publicidades, página en Facebook y muchas otras piezas.

– ¿De cuánto fue la inversión inicial?
– Con una inversión de 5 mil pesos fabricamos 400 juguetes e hicimos un testeo real, a pequeña escala, en el mercado (en cinco jugueterías de Córdoba y ventas online). Hoy, habiendo aprendido de la experiencia realizada entre diciembre y febrero pasados, estoy terminando de hacer varios ajustes y modificaciones en los productos para, en junio, estar lanzando una producción de 3.500 juguetes con otra calidad y con una estrategia más fuerte y metódica de comercialización.

– ¿Quiénes integran el emprendimiento?
– Hace algunos meses, luego de un proceso de análisis, entré en sociedad con Luis Sanz en la dirección comercial y estratégica de Toncartón. Por mi parte, aporto a la firma la dirección artística (imagen de marca y desarrollo de productos), producción, difusión general y comunicación.

– ¿Qué particularidades tienen los productos que fabrican?
– Todos los juguetes están pensados para ser intervenidos por los chicos mediantes pinturas, stickers, “formitas” de cartón (incluidos con cada juguete) generando momentos y experiencias de juego compartidas. Actualmente comercializamos una sola línea de productos: «Colección jugueTONes» (siete juguetes de cartón coleccionables). Durante 2014 lanzaremos una o dos nuevas líneas de productos. La colección «jugueTONes» está compuesta por siete juguetes de cartón para armar y decorar: TON Camión, TON Bombero, TON Tutúlulú, TON Policía, TON Avión, TON Lunar y TON IcoIco. Resultan innovadores frente a otros tipos de juguetes porque vuelven la mirada al pasado y tratan de potenciar valores.

– ¿A qué público se dirigen?
– Nuestros productos están dirigidos a dos sectores bien diferenciados. Por un lado atendemos la necesidad periódica de realizar regalos que experimenta un público familiar con hijos o familiares en edad escolar entre los 4 y 10 años. Por otro lado, ofrecemos creatividad en cartón para el sector corporativo. Nuestro proceso de producción nos permite ofrecer una amplia flexibilidad y personalización de los productos para las empresas de manera de poder integrarlos adecuadamente a las políticas de imagen de sus campañas internas y externas.

– ¿Qué diferencia tiene respecto de la competencia?
– La principal diferencia es y será fundamentalmente el cuidado de los detalles a nivel estético e intelectual para obtener siempre productos que ofrezcan una experiencia visual impecable y que signifiquen aportes intelectuales reales para la construcción y formación del intelecto. Otra gran diferencia será la variedad e innovación y el poner a disposición de clientes corporativos nuestra flexibilidad y experiencia para obtener productos únicos y exclusivos a medida de sus campañas.

-¿Dónde comercializan los productos?
-Actualmente nos encontramos ajustando los procesos productivos y de difusión por lo que nuestros productos se comercializan aún en pocos puntos de la ciudad de Córdoba, online y puertas adentro en empresas e instituciones.

– ¿Cómo se vienen financiando?
– Luego de lanzados esos 400 juguetes, en noviembre de 2013, pudimos transitar enero y febrero aprendiendo mucho y recalculando muchos aspectos del negocio. En este proceso de cambio, entró a la sociedad Sanz, aportando el capital de ingreso a la misma. Seguidamente, obtuvimos un premio de 20 mil pesos otorgado por Mayma a los dos primeros puestos del concurso que anualmente organiza. Con el capital propio y el premio tenemos resuelto el aspecto económico y financiero para lanzar y comercializar la nueva generación de productos, y no necesitamos en el corto plazo de financiación de terceros; aunque estamos siempre abiertos y receptivos a oportunidades de financiación convenientes.

– ¿Qué proyecciones de crecimiento tienen a mediano y largo plazo?
– En el mediano plazo pensamos consolidar la imagen de marca y producto en el mercado nacional y obtener una rotación de productos sólida que nos permita alcanzar el punto de equilibrio en el primer trimestre de 2015 con la colocación de 1.600 unidades mensuales. Para esto multiplicaremos los puntos de venta comenzando por Córdoba, algunas localidades del interior y abordando Buenos Aires para fines de 2014. En el largo plazo, pensamos expandirnos hacia los países del Mercosur y llevar nuestros productos y servicios al mercado europeo donde este tipo de productos y juguetes ecológicos tienen mayor movimiento y aceptación en el mercado.

Emprendedor destacado
El mejor premio: capacitación y financiación

“Conocí a premios Mayma casi por casualidad, investigando y navegando por redes sociales, específicamente Linkedin, buscando ampliar mi red de contactos”, aseguró Rabellini.

Además, el emprendedor estaba buscando apoyo de dos tipos: capacitación y financiación.

Los beneficios de haber resultado ganador en esta premiación, los resume de la siguiente manera:

“Este increíble premio nos beneficia fundamentalmente en confirmar de que Toncartón, en su corto tiempo de vida, lleva un buen rumbo, enfoque y visión. También la financiación, ya que el premio obtenido cubre 80% de la inversión necesaria en capital de trabajo para el lanzamiento definitivo de nuestros productos al mercado. Respecto de la capacitación, he aprendido mucho gracias al ejercicio realizado para elaborar los documentos propios del certamen. Afortunadamente tuve un mentor que me guió con la mejor predisposición, me hizo pensar mucho y me dio ánimo para continuar, finalizar documentos, participar y ganar”, destacó el emprendedor.

Además, Rabellini dijo que el premio lo ayudó en cuanto a la red de contactos y en la difusión del producto.

Artículos destacados