Educación y fin de la pobreza, los principales ODS para jóvenes de Córdoba

Resultados de una encuesta que indaga en la preocupación y acción de cordobeses, de entre 15 y 29 años, con relación a la sostenibilidad. Siete de cada 10 consideraron la posibilidad de crear una empresa con impacto positivo tanto social y ambiental como económico

Una encuesta realizada a más de mil jóvenes cordobeses -de entre 15 y 29 años- revela que “Educación de Calidad”, “Fin de la pobreza”, “Salud y bienestar” y “Trabajo decente y crecimiento Económico” son para ellos los cuatro Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) principales. El dato surge de la investigación realizada entre la Universidad Blas Pascal (UBP) y la Cátedra Unesco que indagó sobre si la juventud conocía los ODS. Las respuesta: seis de cada 10 sí los conocen (64%).
Cabe recordar que son en total las 17 los ODS para alcanzar según la Agenda 2030 de Naciones Unidas. Dicha agenda, se basa en personas, planeta, prosperidad, paz y alianzas. Además de los mencionados anteriormente, incluye metas en torno a temas climáticos, igualdad de la mujer, la defensa del medio ambiente y el diseño de ciudades sostenibles. “Desde que se lanzó, hace casi cuatro años, esta hoja de ruta para el Estado, las empresas, la academia y la sociedad civil se ha consolidado, y expandido en su conocimiento, compromiso, y acción para cumplir las ambiciosas metas”, detalló el informe que acaba de difundir la UBP.

El estudio también revela que los jóvenes se sienten preocupados por temas ambientales. Sin embargo, la preocupación no se traduce necesariamente en acción tradicional ya que muchos de ellos señalaron no estar ni desear involucrarse en encuentros sociales y políticos que favorecerían el desarrollo de políticas ambientales. “El acento estuvo puesto más bien en llegar a ser emprendedores sostenibles o en la relación que establecen como consumidores con empresas que cuidan el triple impacto (social, económico, ambiental).
Cabe recordar que la Provincia de Córdoba es el primer estado subnacional de toda América elegido por la OCDE para “localizar” a escala provincial los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En este proyecto también participan las ciudades de Bonn (Alemania) y Kitakyushu (Japón), y las regiones de Flandes (Bélgica) y de Syddanmark (Dinamarca). La UBP junto a representantes de gobiernos locales y de los sectores empresarial y académico ha participado, en ese marco, de diversos talleres intersectoriales para la adaptación de la Agenda 2030 al contexto local. En esta línea estratégica, la Cátedra Unesco en Seguridad Humana y Desarrollo Regional -en conjunto con el Observatorio de la Juventud y Sostenibilidad de esa casa de altos estudios- buscó relevar cuán sostenibles son los jóvenes de Córdoba, si se han hecho eco de esta tendencia global. Para ello se lanzó una encuesta online con preguntas que interpelan de manera personal cómo traducen o no la preocupación ambiental a su accionar cotidiano.

Contaminación del agua en la mira
Cuando a los jóvenes se les consultó específicamente sobre medio ambiente, nueve de cada 10 dijeron estar muy preocupado por el tema, señalando como problemas prioritarios para Córdoba la contaminación del agua, seguido por la pérdida de la flora y la fauna. Consultados sobre diversas acciones vinculadas con el consumo responsable (3R: reducir, reciclar y reutilizar) sobresalieron: el cuidado del agua en el hogar (62%); el uso de botellas reutilizables (61%); el correcto descarte de pilas y baterías (59%), y el cuidado de la energía (58%). El consumo de tecnología también presenta un comportamiento responsable, ya que solo el 5% compra toda la tecnología que puede.

En coincidencia con las características que se le atribuyen a esta generación, se observa que 93% de los encuestados sostiene que son ellos quienes representan el motor del cambio. Se consideran embajadores, pero no interpelados a actuar: más de 50% nunca o casi nunca participó de un voluntariado, ni se involucró en iniciativas comunitarias, o iniciativas sociales (marchas). Pareciera que ser protagonistas del cambio es un ideal a alcanzar pero no por la vía política o social, de la que descreerían al no desear involucrarse.
La incredulidad en la política también es tangible entre los entrevistados. Consultados sobre la posibilidad de ingresar a la función pública para luchar contra la corrupción, logrando así una provincia sostenible, sólo 18 % ha considerado firmemente esa posibilidad.
En tanto el concepto de empresas con propósito y de nuevas economías parece resonar fuerte en la mente de estas generaciones: 73% ha considerado la posibilidad de crear una empresa con impacto positivo tanto social y ambiental como económico. Parece que los jóvenes están apuntalando firmemente este nuevo paradigma organizacional, donde se busca que la empresa no sólo genere rentabilidad, sino que también se involucre en la solución de problemáticas sociales y ambientales profundas.

Artículos destacados