Un padre para Tadeo

Por Elba Fernández Grillo  /   Licenciada en Ciencias de la Información – Mediadora

Tadeo tiene 12 años. Desde hace cuatro sus padres están separados y desde entonces ha visto escasas veces a su papá, razón por la cual éste decide buscar un abogado e iniciar un juicio por impedimento de contacto. El padre de Tadeo le atribuye a la madre de éste la responsabilidad de alejarlo del niño. Así, la jueza nos lo remite para intentar un acuerdo en mediación.

Nos vimos obligadas con mi compañera co-mediadora a trabajar en reuniones privadas y sólo poder reunir a las partes y sus abogados en la audiencia final. Virginia, la mamá de Tadeo, afirmó todo el tiempo que su hijo no quería ver a su papá, que ella sólo respetaba el deseo del niño, que -además- el papá era inestable, irresponsable, incumplidor, etcétera, etcétera.

Alejandro, el papá de Tadeo, usó -al igual que Virginia- todo el tiempo de su audiencia privada para hablar de Virginia, de que pertenecía a una familia endogámica, que las mujeres de esta familia tenían los hijos y se los apropiaban restringiendo el contacto con los padres, que cada vez que intentaba comunicarse con Tadeo ella le decía que “se estaba bañando”, “jugando en casa de un amigo” u otras mentiras. Por ser una causa judicializada ambos concurrieron con abogados para los cuales su “cliente era una víctima” y el otro “el victimario”.

Limpiado el discurso de ambos, advertimos que ni Alejandro ni Virginia habían hablado de Tadeo, por lo que le pedimos nos contaran cómo era el niño, que cosas le gustaban, si practicaba algún deporte, cómo era su rendimiento escolar. Así nos enteramos de que tiene excelentes notas en la escuela, dibuja muy bien, también estudia inglés y le gusta la música (estudia piano); “será concertista”, dijo Virginia. Aprovechamos estos comentarios para preguntarle “¿qué sentiría Tadeo al pensar que su papá lo había olvidado?” que él, a diferencia de muchos de sus compañeros de escuela, no tenía papá; que cómo construiría Tadeo su identidad de género, su rol familiar, su personalidad sin la presencia de su papá. A su vez, le preguntamos a Alejandro si había intentado con su hijo otros modos de acercamiento que fueran más allá de las llamadas telefónicas, es decir, esperarlo en la puerta del colegio, mandarle un e-mail, en fin… agudizar su creatividad para sortear estas dificultades que le planteaba Virginia y mostrarle a su hijo que tiene un padre que lo ama, que lo quiere ver y que quiere compartir la vida con él.

En mediación familiar sostenemos que la familia es un sistema y si uno de los elementos del sistema se modifica, es posible transformar la dinámica establecida reemplazándola por otra. Con este tipo de intervenciones logramos que ellos pudieran modificar algunas de sus conductas que eran siempre iguales y repetitivas.

Uno llamaba, el otro obstaculizaba, el primero insultaba. Y reprochaba y el otro cortaba la comunicación y así transcurrían los meses y el niño y su padre se iban distanciando cada vez más. En este caso, primero, hicimos un acuerdo provisorio, en el cual fijamos días en que el padre retiraría al menor de la casa materna, con horarios reducidos, para ir adaptando lentamente a Tadeo. También Alejandro le proveyó a Virginia de un celular para que se lo entregara al niño a fin de tener una comunicación directa. Las mediadoras nos quedamos preocupadas por estos encuentros pues resonaban en nuestros oídos los dichos de Virginia de que Tadeo se negaba a ver a su papá.

En la última audiencia ambos padres reconocieron que los encuentros habían sido positivos; Alejandro estaba exultante de haber disfrutado con su hijo y Virginia había podido correrse del lugar de poseedora.

Los mediadores desconocemos cómo continúan estos casos ya que, una vez firmado el acuerdo definitivo, no los volvemos a ver pero siempre tenemos la inquietud de que las personas, gracias este procedimiento, aprendan que existen otras formas de relacionarse, de comunicarse, de interactuar.

2 Comentarios en "Un padre para Tadeo"

  1. Avatar Zulma Rivero | 10 mayo, 2012 en 7:39 pm |

    MUY BUENO !!!!!!

    La verdad es que leyendo este caso ,todos debemos concluir que la mediación es realmente PACIFICADORA . Besos y FELICITACIONES !!!!!

  2. Avatar Zulma Rivero | 10 mayo, 2012 en 7:38 pm |

    MUY BUENO !!!!!!, la verdad es que la mediación es realmente pacificadora . Felicitaciones !!!!!!

Los comentarios están cerrados.

Artículos destacados