“Sin industria no hay país, sin pymes no hay industrias”

La Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme) reiteró su apoyo a la defensa de un Estado activo, capaz de impulsar políticas económicas de crecimiento. “El desarrollo económico y social no puede dejarse en manos de sectores que tradicionalmente se han beneficiado de la dependencia, la falta de protección local, la especulación y la venta del patrimonio nacional”, expresó la entidad.

En el marco de un nuevo Día de la Industria Nacional, celebrado este domingo 2 de septiembre, la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme) recordó que ese día ha significado históricamente una instancia de reflexión acerca de qué modelo productivo necesita nuestro país para consolidar un proyecto de desarrollo autónomo.
“La Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme) ha bregado junto con distintos sectores, durante los años 90, para resistir las políticas neoliberales, alertando a la sociedad de que sin industria no hay país y sin mercado interno no hay pymes ni empleo”, sostuvo la entidad.

“Hoy acompañamos los lineamientos generales de un proyecto que fundamentalmente ha propuesto una revalorización del papel de un Estado activo, capaz de impulsar políticas económicas de crecimiento con mayor justicia social. La creación del Ministerio de la Producción y de la Secretaría Pyme, la recuperación del sistema previsional y de empresas estatales, la reforma de la Carta Orgánica del BCRA, la nacionalización de YPF y las potencialidades de integración energética con el ingreso de Venezuela al Mercosur son hitos que deben valorarse. Desde APYME consideramos que para consolidar el rumbo emprendido es preciso integrar estos avances en un marco de políticas de Estado que contemplen reformas estructurales claves. En tal sentido impulsamos una modificación cualitativa del sistema financiero, que aún se rige por una normativa heredada de la dictadura que antepone la lógica del mercado por sobre el interés común”, expresó la entidad a través de un comunicado.

Eduardo Fernández, presidente de Apyme, recordó que la consigna histórica de la entidad, es defender la industria nacional.

El empresario respaldó los lineamientos generales del proyecto del Gobierno nacional que propuso una revalorización del papel del Estado.

Para consolidar el rumbo reindustrializador emprendido, añadió Fernández, se requiere “una modificación cualitativa del sistema financiero y una reforma tributaria progresiva, herramienta de fondo para una genuina redistribución equitativa del ingreso”.

Por su parte, Pablo Reale, presidente Cámara de la Pequeña y Mediana Industria Metalúrgica Argentina (Camima), destacó a su vez para su sector las perspectivas de “un segundo semestre con algún repunte y mejores condiciones para el año que viene”.

“Crecemos menos que el año pasado, que fue récord en todo, pero vemos que ya está repuntando la industria automotriz y la de maquinaria agrícola”, agregó el empresario, y consideró el Día de la Industria como “de festejo, porque se revalorizó el rol del sector como generador de desarrollo y de empleo de calidad”.

Reale relativizó, por otra parte, la incidencia de las limitaciones a la importación y destacó el paulatino proceso de sustitución de importaciones “en el que estamos trabajando, en nuestro caso, para proveer a mineras y a YPF”.

Mario Galizzi, presidente de la Asociación de Pequeñas y Micro Empresas de Santa Fe, afirmó que “mirando para atrás, no tenemos mucho para festejar”, como lo muestra el fuerte crecimiento y las medidas de sostenimiento del mercado interno.

“Algunos olvidan los años de desindustrialización y endeudamiento empresario, que sólo superamos con refinanciaciones a tasas razonables por parte de la DGI”, afirmó.

Galizzi destacó la vocación del Gobierno de “seguir intentando profundizar este modelo” y confió en la demanda generada para las empresas nacionales mediante las distintas medidas de distribución del ingreso”.

“Las pymes, que son 95% de las empresas existentes y principales generadoras de empleo, no pueden competir en igualdad de condiciones con los grupos económicos ni compensar los mayores costos, por lo que precisan de políticas específicas, de acuerdo con una adecuada segmentación. Somos conscientes de que estos cambios sólo pueden ser abordados por medio de un debate amplio, que convoque a las organizaciones empresarias, los trabajadores, la comunidad educativa, los profesionales y los estamentos del Estado. El desarrollo económico y social no puede dejarse en manos de sectores que tradicionalmente se han beneficiado de la dependencia, la falta de protección local, la especulación, la venta del patrimonio nacional y las relaciones carnales con los centros del poder económico”, sentenció el comunicado de Apyme.

Artículos destacados