“Proteja sus riñones, salve su corazón”

Bajo esta consigna se conmemora esta semana el Día Mundial del riñón, fecha en que se advertirá a la población sobre el impacto de la enfermedad renal crónica, una patología que crece en el país.

“Proteja sus riñones, salve su corazón”. Esta es la consigna con la que el próximo jueves 12 de mayo se alertará a la población del planeta acerca de la estrecha relación existente entre el funcionamiento renal y el del corazón. Ese día, se conmemora el Día Mundial del riñón y Córdoba también tendrá su actividad para destacar la importancia de la prevención.

La Asociación de Prestadores de Hemodiálisis y Trasplantes Renales del Centro advierten que una persona con insuficiencia renal tiene tres veces más riesgo de enfermedad cardíaca y muerte prematura que una persona con función renal normal. Ello es debido a que la insuficiencia renal provoca un envejecimiento prematuro de arterias que, sumado a la hipertensión, que frecuentemente acompaña a los problemas renales y a la diabetes, hacen una combinación de alto riesgo para el corazón.

Jorge de la Fuente, presidente de la Sociedad de Nefrología de Córdoba, brindó a Comercio y Justicia un panorama (nacional y local) de esta enfermedad que padece una de cada diez personas. También dio detalles de cómo podría evitarse.

“La enfermedad renal crónica puede definirse como todo daño a la estructura o función que afecte al normal desempeño del riñón durante un lapso de al menos tres meses. Estas pueden ser por ejemplo cicatrices detectadas en una ecografía, presencia anormal de proteínas en la orina o la pérdida de al menos la mitad de la función renal, lo que constituye insuficiencia renal crónica.

Hoy, esta enfermedad ya es catalogada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una epidemia a nivel mundial por el creciente número de personas afectadas en todas las regiones del mundo. Su importancia deriva de la gravedad de sus consecuencias y de la complejidad de su tratamiento en los estadios avanzados.

– ¿Cuáles son los factores de riesgo que la predisponen?
– Los principales factores de riesgo son la diabetes, la hipertensión arterial y la obesidad. En este momento 40% de los pacientes que ingresan a programas de sustitución de la función renal como diálisis o trasplante en Argentina son diabéticos.

-¿Cuáles son las estadísticas a nivel nacional?
– En el país la cantidad de pacientes con insuficiencia renal avanzada en diálisis crónica (la que constituye una pequeña fracción de los pacientes con enfermedad renal crónica) aumentó de 21.034 pacientes en el año 2004 a 24.778 pacientes en 2008, con 143 pacientes nuevos por millón de habitantes en ese año. Es de destacar que en 2008 había 5.257 pacientes con trasplante renal funcionante de los cuales 1.229 son de donante vivo, lo que constituye una alternativa terapéutica ante la falta de órganos de origen cadavérico.

-¿Y en Córdoba?
– En Córdoba, la cantidad de pacientes en diálisis aumentó de 1.836 en el año 2004 a 2.116 en 2008, con un respectivo aumento en la tasa de 569 a 633 pacientes por millón de habitantes.

– ¿Qué tipos de controles son necesarios para detectar insuficiencia renal?
– La detección precoz de la enfermedad renal permite instaurar medidas de tratamiento, que cambien la historia natural del padecimiento, evitando o retrasando la progresión de la insuficiencia renal avanzada y la necesidad de trasplante renal o diálisis. Para esto, deben realizarse controles periódicos de la función renal mediante un simple análisis para medir los niveles de creatinina y además pesquisar la presencia de anormalidades en la orina como cantidades anormales de proteínas o células. Este tipo de controles está especialmente indicado en pacientes con factores de riesgo como diabetes, hipertensión arterial, sobrepeso o consumo de medicamentos tóxicos para el riñón como los anti inflamatorios.

– ¿Cómo se puede evitar o prevenir la aparición ?
– Las principales intervenciones preventivas son reducir la ingesta de sal y las comidas que la tienen incorporada (como pan, fiambres, productos de copetín), adecuado control de la presión arterial, control estricto de los niveles de la glucosa en caso de diabetes, actividad física regular y mantener un peso corporal normal.

– ¿Cómo afecta la insuficiencia renal a las funciones cardiovasculares?
– El aparato cardiovascular se ve afectado en múltiples formas debido a que el riñón regula un sin número de factores como la presión arterial, la producción de glóbulos rojos, el metabolismo fosfocálcico entre otros, determinando que la tasa de complicaciones cardiovasculares sea hasta 100 veces mayor en los pacientes con enfermedad renal.

Agenda

Jueves 12 de mayo a las 9.30, teleconferencia en los auditorios de los hospitales públicos provinciales. Disertan: Santos Depine de la Confederación de Asociaciones de Diálisis de Argentina, Luis Guzmán, director del Servicio de Cardiología del Hospital Córdoba y Jorge De La Fuente de la Sociedad de Nefrología de Córdoba.

Artículos destacados