Perry, con “P” de plagio

 Por Sergio Castelli* y María Constanza Leiva**

Katy Perry es sin dudas una de las artistas musicales del momento. Recientemente ha recibido un revés judicial en medio de una demanda por plagio.
La canción Dark horse salió a la luz en el trabajo titulado Prism, del año 2013, y se ha convertido casi en uno de los himnos de la cantante. El videoclip oficial cuenta con más de dos millones y medio de reproducciones, y también fue representada en el gran show que se realiza en la ceremonia del Super Bowl. Hoy alcanza aún mayor relevancia ya que fue acusada de plagio por el rapero cristiano Marcus Gray, también conocido con su nombre artístico Flame.
Éste aseguró que la canción era una vil copia de una parte importante de su canción Joyful noise, por lo que avanzó no sólo contra Katy sino contra todos los involucrados en la creación de Dark horse, quienes ciertamente desde el inicio negaron siquiera conocer la canción supuestamente copiada.
El argumento de Perry y su equipo fue que se habían utilizado numerosas muestras de pasajes instrumentales como inspiración de la canción, y que el ritmo de base de las dos canciones en pugna era “común”, por lo que no se podrían obtener derechos de autor sobre estos.
El juicio duró una semana y en el momento decisivo el jurado entendió por unanimidad que Flame llevaba la razón en sus pretensiones, dictaminando que la canción de Katy Perry constituye un plagio de una parte instrumental de Joyful noise. Con ello, Perry deberá abonar la correspondiente indemnización por la infracción a los derechos de autor del rapero.
El jurado explicó que Dark horse alcanzó a utilizar 45 por ciento de la base rítmica e instrumental de la canción Joyful noise.
Según algunos medios, la cantante, sus colaboradores y la discográfica se encuentran obligados al pago de una multa cuya cifra supera los dos millones de dólares.
Además de la dolorosa sanción económica, se encuentra la multa y el reconocimiento moral de quién es el verdadero titular de dicho fragmento rítmico e instrumental. Si bien los fanáticos podrán continuar disfrutando de la canción de Perry al menos lo harán sabiendo que no fue fruto de su ingenio, sino que se lo deben en parte –más precisamente 45 por ciento– a Marcus Gray, quien sin dudas también aumentará la cantidad de reproducciones de su canción. Porque los curiosos no podremos contener los deseos de comparar una y otra para encontrar lo señalado por el jurado estadounidense.

Artículos destacados