Los lectores cordobeses conocerán a la mujer más linda de sus vidas

El director de la revista Lamujerdemivida visitó Córdoba para presentar la publicación, que comenzará a circular en la ciudad y que pronto contará con su versión local

De la mano de un equipo de profesionales de la psicología que coordina el Lic. Juan Pablo Duarte, la revista cultural Lamujerdemivida, ya consagrada en Buenos Aires, promete ahora en Córdoba arrojar una mirada psicoanalítica sobre los fenómenos y preocupaciones del ciudadano común. Ricardo Coler dialogó con Comercio y Justicia y reveló algunos secretos de una revista que, como el amor, genera cierta adicción.

– ¿En qué consiste el proyecto de Lamujerdemivida para Córdoba?
– Lo primero es que la revista se consiga en Córdoba y ver si podemos dar algún tipo de contenido local. Hay que tener en cuenta que es la única revista cultural que tiene persistencia y regularidad, durante tanto tiempo. Las revistas culturales en Argentina siempre han tenido una tradición, desde Escarabajo de Oro, Puro Cuento y La Maga. En este momento somos nosotros. Ojalá hubiera más, así que es bueno que se conozca en todo el país.

– Sabemos que resulta difícil sostener este tipo de publicaciones ¿Qué condiciones objetivas encontraron para poder realizar Lamujerdemivida en Córdoba?
– La idea sería contar con la colaboración del equipo que hace Lamujerdemivida y extenderla a la ciudad de Córdoba. Más allá de la estrategia de marketing, uno tiene que preguntarse qué es lo que está vendiendo. En algun momento hay que plantearse que no te da lo mismo vender una revista cultural, que vender zapatos. Me parece que una de las razones por las que la revista golpea en Córdoba es justamente porque tiene como característica propia la búsqueda de algo universal, que no es solamente para los porteños. Si uno habla del conflicto entre los hombres y las mujeres, ese conflicto se da en todas las clases sociales, en todos los lugares del mundo, en todas las provincias.

– ¿De qué manera harían la bajada local?
Es un secreto (entre risas). Ya lo van a ver.

– ¿Cómo encontrás el escenario actual para las revistas culturales en Argentina y en Córdoba en particular?
– Las revistas culturales son un buen ejemplo de que no todo tiene que ser rentable. No hay proyecto de revista cultural que sea rentable. Todos los proyectos comienzan de la misma manera: un par de organizadores amigos, un primer número, una buena venta que se cae inmediatamente en el segundo número, junto a los avisadores. Porque tener un aviso en una revista de cultura vale lo mismo que tenerlo en una revista cualquiera que tenga mayor circulación. Las revistas culturales, cuando se mantienen en el tiempo, son un salvavidas de plomo. Si no hay alguna institución o empresa con especial interés de soportar el proyecto, es un proyecto muerto.

– ¿Con qué instituciones están pensando trabajar en Córdoba?
– Serán las mismas que en Buenos Aires. La revista es de bajo presupuesto y en este momento está soportada por Grisino, una casa de ropa para chicos. Y esto pasa porque es un empresario lector, que le gustó siempre la revista, que apoya diferentes proyectos culturales y que dentro del movimiento de la empresa no es importante el gasto que les representa. Una empresa importante podría sostener bien estos productos.

– ¿Cuál es el mayor desafío para Lamujerdemivida en el corto plazo?
– Fundamentalmente, la difusión. Cuanto más gente lea la revista, mejor. Además, es una publicación que cuando la gente la empieza a comprar, la sigue comprando para siempre. La colecciona. Es una revista a la que se vuelve y a la que uno se hace casi adicto. Básicamente, porque es diferente del resto de las publicaciones. Éstas, en general, compiten entre ellas y tienen una sección de cultura. El modo en que se hace Lamujerdemivida  no tiene nada que ver con el resto. Esta revista trata de ser amable con los lectores, no es difícil de acceder. Encontrás humor, ficción, espectáculo y además algunas ideas. No intenta ni quiere ser universitaria.

– ¿Cuál es la expectativa que tienen para Córdoba?
– Que funcione como funciona en Buenos Aires. Que la lea tanta gente como en Buenos Aires.

– ¿Cuánto tiempo creen que va a llevar eso?
Entre 24 y 48 horas (se ríe). Me parece que acá en Córdoba se produce algo que es la avidez por este tipo de cosas. Hay mucha gente que va a conciertos, al teatro y me parece que en ese núcleo caliente y siempre expectante, crece la revista.

– A pesar de eso, en Córdoba las publicaciones culturales suelen durar muy poco…
– Bueno, hay varias razones por las que puede pasar eso. Una de ellas no es responsabilidad de las instituciones y del público sino de la gente que hace la revista. Me parece que si conseguís la financiación y sabés que hay un público lector, pero hacés una revista a la que invitás a tus amigos o los temas que tratás te interesan solamente a vos, estás en problemas. Si uno escribe tiene que acordarse de que también hay alguien que lee.

– Y en tu caso ¿qué revistas leés?
Tengo una actividad de lectura bastante intensa, por muchas razones. Entre ellas, dirijo la revista y escribo. Si yo estoy editando un tema de la revista, voy a buscar todo el material que haga falta para producir. Después leo también a los amigos.  Después hay tres suplementos de diarios. En el suple de La Nación se nota mucho el conflicto político que tiene. Si vos tomás el inicio de ADN lo que ocupó siempre el lugar con escritores y pensadores, en la actualidad lo dedica básicamente a la música y a la plástica. Casi no tienen escritores argentinos. Además, el pensamiento siempre es una traducción de afuera. Ha habido un cambio que les implicó no llamar a un montón de gente, por miedo a lo que puedan decir. Una revista independiente tiene cierta distancia con la política, no porque ésta no sea importante sino porque ya hay demasiada gente que lo está haciendo.

– De todas maneras, no debe ser casualidad que los colaboradores de Lamujerdemivida sean periodistas de Página/12…
– Lo que voy a decir quizás sea caer en un lugar común pero, en general, la cultura es de izquierda. Fijate las dificultades que tienen los regímenes de derecha para encontrar intelectuales, para ocupar cargos en Argentina. Por eso La Nación retiró también su premio de literatura. En realidad, si uno trabaja algunas líneas de pensamiento, tendría que estar distanciado de lo que es el poder. Pero hoy en Argentina está todo muy politizado, y me parece fantástico porque es una buena época. Pero se hace difícil leer un medio sin identificarlo con una corriente. Por eso nosotros casi tenemos una línea ‘de política, nó’. Porque es lo único que te preserva para poder hablar de otra cosa sin que te digan que sos kirchnerista o no sos kirchnerista. Es una dicotomía que no se puede aplicar a todo. La revista apunta a salir de eso y aborda ‘lo que pensamos cuando no nos damos cuenta de que estamos pensando’.

– Es interesante mantener esa línea para ubicarse en un nicho en el cual no tienen competidores…
Claro, y que nos permita cierta universalidad. Que nos pueda leer cualquiera sin tener que hacer musica clásica.

– En ese marco ¿cómo opera la orientación psicoanalítica?
Nosotros pensamos que el psicoanálisis tiene mucho para decir. El problema es que habla en jeringoso. La idea es tomar las ideas del psicoanálisis, que son maravillosas, y encontrar una forma de que la gente lo pueda leer sin citar tanto a Lacan, pero rescatando la esencia de ese pensamiento.

Cultura de otra manera

Lamujerdemivida se edita en Buenos Aires desde mayo de 2003. Cada número presenta un dossier central dedicado al tema de tapa, cuentos inéditos de reconocidos escritores y secciones de pensamiento, cine, arte y psicoanálisis. En sus páginas conviven autores consagrados -como Héctor Tizón y Andrés Rivera- con periodistas, filósofos, pensadores, psicoanalistas, nuevas voces de la narrativa argentina y escritores internacionalmente reconocidos. Cada edición está ilustrada por dibujos originales de artistas argentinos contemporáneos. Durante los primeros cinco años, la revista se publicó mensualmente. En 2003 recibió el Premio Julio Cortázar de la Cámara Argentina del Libro a la mejor revista cultural del año, y en 2005, el Premio Letras de Oro otorgado por Honorarte. Desde 2008 sale en forma trimestral.

Artículos destacados