La catástrofe de Japón afecta los mercados de tecnología y de granos

Aunque Japón se encuentra a miles de kilómetros, los efectos del sismo de 9 puntos que lo afectó ya revela su influencia sobre la economía mundial. Además de las consecuencias ambientales que traerá el colapso de la central nuclear Fukushima, la situación crítica de Japón afecta de manera directa el sector tecnológico y se lee como un factor de riesgo para las operaciones en los mercados bursátiles. Para Argentina, el efecto más inmediato se reflejará en el precio de la soja.

Mercado de granos resentido
Japón tiene una fuerte presencia en el mercado agrícola: es el principal comprador mundial de maíz, el tercero de soja y el cuarto de trigo. Si bien se abastece de la producción de Estados Unidos, antes que de la argentina, nuestro país asistirá en los próximos días a un escenario en el cual uno de sus principales productos de exportación (soja y derivados) verá recortado su valor debido a la incidencia de la tragedia japonesa sobre las commodities agrícolas.

En 2010, la Argentina exportó a Japón por 811 millones de dólares (30% fueron cereales, 25% minerales metalíferos y 16% aluminio) e importó por 1191 millones de dólares (31%, máquinas y artefactos mecánicos; 27%, vehículos). Esto representó el 1,2% de todas las ventas externas y el 2% de todas las compras.

Sin embargo, especialistas en mercados de granos afirman que se trata de una circunstancia temporal que hace que el flujo comercial de granos no sea tan activo, pero no determina un fenómeno estructural que vaya a afectar la demanda en el futuro.

En ese sentido, Argentina cuenta todavía con margen para esperar que se recompongan los precios, ya que el grueso de las exportaciones agrícolas se producirá durante los meses de abril y mayo.

El impacto tecnológico
Japón también es un actor de peso en la industria de los chips y fabrica alrededor de un quinto de la producción total mundial de semiconductores. Desde los fabricantes de componentes hasta las firmas de electrónica, hoy las empresas japonesas mantienen cerradas sus plantas.

Diferentes estudios revelan la posibilidad de que el desastre que afecta Japón cause una suba de los precios de tablets, smartphones y PC durante los próximos meses, por causa de la reducción abrupta del suministro de estas piezas al mercado mundial.

“La producción de chips de memoria flash NAND -usados en el floreciente mercado de aparatos de telefonía móvil-, memorias de acceso aleatorio dinámico (DRAM), microcontroladores, productos de lógica estándar, pantallas de cristal líquido (LCD) y partes y materiales para estas pantallas podría verse afectada por el desastre”, informó la firma de investigación IHS iSuppli.

Si se rompe la cadena de abastecimiento, aunque sea por unas pocas semanas, el impacto se trasladaría directamente a los precios o significaría la escasez de aparatos como el iPad 2 de Apple Inc. y otras Tablets PC, teléfonos inteligentes y computadoras durante los próximos meses.
“Incluso si los envíos de partes para semiconductores fueran interrumpidos durante sólo dos semanas, el desabastecimiento y su impacto en los precios posiblemente persista hasta el tercer trimestre”, analizó iSuppli.

La compañía DRAMeXchange asegura que “los precios de los chips flash NAND siguen subiendo, con un aumento de casi 3% tras un salto de 20% este martes, mientras que los precios de los chips de memoria DRAM ganan 0,2% tras un alza de 7% de anteayer”.

Por su parte, Kingston Technology, uno de los mayores proveedores de memorias DRAM y NAND del mundo, afirmó que parte de la reacción del mercado ha sido “de una naturaleza especulativa”.

Toyota vuelve a producir

La automotriz Toyota Motor reanudará esta mañana su producción en algunas plantas de autopartes en Japón, tras el cierre causado por el devastador sismo y tsunami de la semana pasada, informó ayer un portavoz de la firma.

En tanto, desde el lunes 21 la compañía producirá autopartes para plantas ubicadas fuera del país y retomará los envíos, publicó la agencia Kyodo con base en un vocero de la firma, según DPA.

Toyota Motor anunció una paralización de su producción del lunes al miércoles en todas sus fábricas de la isla, como medida de seguridad para los trabajadores y sus familias en las regiones afectadas por el terremoto.

La pausa de tres días implica que se dejaron de producir 40 mil automóviles, según fuentes de la empresa.

Artículos destacados