“En Argentina se mueren 2.000 mujeres al año por cáncer de cuello de útero”

Diego Häbich, jefe de la sección de Patología Cervical del Hospital Alemán

El cáncer de cuello de útero es el segundo cáncer que afecta a las mujeres a escala mundial. Hoy existen muchos métodos para cuidarse y por ese motivo es fundamental informarse y actuar en consecuencia. Así lo recalcó Diego Häbich, jefe de la sección de patología cervical del Hospital Alemán (Buenos Aires) quien advirtió que “en Argentina, se mueren  aproximadamente 2.000 mujeres al año por cáncer de cuello de útero y se dan entre 4.000 a 6.000 casos nuevos de ese tipo de cáncer cada año”.

El especialista dialogó con Comercio y Justicia en el marco del taller informativo sobre cáncer de cuello de útero y el virus de papiloma humano (HPV) que el laboratorio GlaxoSmithKline dictó en Córdoba. Cabe recordar que en octubre comenzará a aplicarse gratis en el país la vacuna contra este virus, que es la principal causa de cáncer de cuello de útero.

-¿Cómo es la vinculación que existe entre el HPV y el cáncer de cuello de útero?
-El virus de papiloma humano (HPV) es hoy muy frecuente, casi 70 por ciento de las mujeres en algún momento de sus vidas se infectan a causa de este virus. La enorme mayoría de esas infecciones se adquieren en la adolescencia y en los dos primeros años de la vida sexual.

El hecho de haber adquirido la infección no tiene que generar una preocupación específica. En 90 por ciento de los casos en los que se adquiere la infección, el cuerpo logra eliminarla dentro de los dos primeros años de haberse infectado. Lo común es infectarse pero resolver la infección espontáneamente, sin ningún tratamiento. El problema es el 10 por ciento restante de las mujeres que se infectan y cuyas defensas no logran eliminar el virus. En ese caso, se generan unas lesiones en el tejido cuello del útero que se llaman premalignas o precancerosas que si no tienen tratamiento después de varios años terminan generando el cáncer de cuello de útero. Son esas lesiones premalignas las que detectan el papanicolau (PAP) y la colposcopía, que permiten tratarlas y evitar que las mujeres tengan cáncer de cuello de útero.

Hoy el concepto es que el HPV es necesario para que alguien tenga cáncer de cuello de útero pero no es suficiente, tienen que reunirse varias cosas. Por ejemplo: que esa paciente que se infectó no tenga visitas al ginecólogo durante mucho tiempo, entonces las lesiones puedan progresar, porque podría haberlas evitado.

-¿Y qué papel tiene la vacuna contra el HPV en este marco?
-Hoy las vacunas contra el HPV evitan que las mujeres, al tener relaciones sexuales, adquieran la infección. Sería una modalidad que se anticipa en el tiempo a lo que hacíamos históricamente con el PAP y la colposcopía.

La vacuna es preventiva, genera anticuerpos, pero si la infección ya está en el cuerpo, la vacuna no cambia lo que va a suceder con esas lesiones, no tiene efecto terapéutico o de tratamiento.

-¿Cuánto tiempo dura el efecto de la vacuna?
-Hoy se conoce que la vacuna tiene una duración de ocho años y cuatro meses, pero no es porque en ese momento deje de ser protectora sino porque los estudios en los que se investiga la eficacia de la vacuna llevan ese tiempo desde que se iniciaron. Se presume, por algunos modelos matemáticos, que la vacuna va a proteger, cuando menos, durante 20 años y posiblemente durante toda la vida. Eso todavía no lo conocemos.

-¿Por qué el calendario oficial de esta vacuna se ha fijado para las niñas de 12 años?
-Por la importancia de vacunarlas antes de que inicien su vida sexual. Las mujeres que más se contagian son las adolescentes, aunque también hay un grupo de riesgo en mujeres que  rondan los 35 – 40 años, que es supuestamente cuando las mujeres se divorcian, tienen nuevas parejas en la vida, y existe el riesgo de que se infecten nuevamente. Pero el foco de prevención son las adolescentes en el inicio de su vida sexual.

-¿Cuántas mujeres se mueren de cáncer de cuello de útero al año en el país?
-En Argentina, se mueren  aproximadamente 2.000 mujeres al año por cáncer de cuello de útero y se dan entre 4.000 a 6.000 casos nuevos de ese tipo de cáncer cada año. En frecuencia es el segundo cáncer, el primero es el de mama, pero ambos producen la misma tasa de mortalidad.

-¿Cuál es la franja etaria más afectada por este cáncer?
-La edad promedio es de 45 años. Cuarenta y cinco  por ciento de los casos se produce en mujeres de más de 55 años. Hay que insistir en que la herramienta de prevención es la consulta al ginecólogo, el control con el Papanicolau y la colposcopía y ahora la vacuna.

Artículos destacados