Ventas de inmuebles con ritmo dispar, de cara a las elecciones

Para la mayoría de los operadores consultados por este diario las colocaciones han caído levemente y el ritmo de consultas se ha desacelerado. Otros mantienen el desempeño en alza desde el primer día del año.

En época eleccionaria la incertidumbre suele frenar todo tipo de decisiones de negocios y el mercado inmobiliario no resulta una excepción. De acuerdo con un sondeo realizado por Comercio y Justicia entre diferentes operadores inmobiliarios y desarrollistas de Córdoba, desde mayo a la fecha el ritmo de ventas se manifiesta de manera dispar. Cuando para la mayoría las colocaciones han caído levemente en relación con el año anterior, para otros sólo se ha desacelerado el ritmo de ventas y para pocos ha aumentado casi 20%.

La coincidencia general es que las ventas arrancaron en alza durante los tres primeros meses, tendencia que comenzó a enrarecerse y mostra distintos movimientos en el segundo trimestre del año. “Si bien estamos mejor que el año pasado en casi 20%, las ventas en estos últimos meses  han parado un poco, como consecuencia de la incertidumbre que genera el panorama político. La gente empieza a dudar y las ventas se retraen, siempre ha pasado en épocas electorales”, aseguró Martín Amengual, titular de Grupo Regam e integrante del comité ejecutivo de Regam-Pilay.

Otra voz que se alineó a estas apreciaciones fue la de Fernando Testa, gerente general de la Inmobiliaria JB Srur. “El año despuntó bien pero desde abril a la fecha se ralentizó el ritmo de ventas porque el comprador prefiere esperar”, puntualizó. En este sentido, opinó que si “el contexto sigue siendo el mismo, es decir la inflación en dólares sigue creciendo, el que espera corre el riesgo de pérdida de  rentabilidad y de  oportunidad”.

Convalidación de precios
Por su parte, Martín Dahan coincide también en que la colocación de inmuebles transita una leve retracción, aunque no se lo atribuye al contexto eleccionario sino a una selectiva convalidación de precios por parte del comprador. “Para el común denominador no existe clima de incertidumbre, confía en que el Gobierno continuará en el poder durante el próximo ciclo, con lo cual la varible del dólar estable permanecerá. La gente tiene plata y continúa haciendo la operación”, señaló Dahan, titular de Grupo Mead.

“Se observa un nivel de precios, sobre todo en departamentos terminados, que el consumidor final no está dispuesto a pagar. Busca unidades financiadas, con descuentos en pozo y si no las consigue, posterga la decisión de compra”, explicó Dahan.

Por un lado, los compradores no quieren convalidar los precios, y por el otro, los constructores/desarrollistas no quieren bajarlos porque no están dispuestos a perder márgenes de rentabilidad. “Los costos en dólares suben y no tienen otra opción que ser trasladados a los precios”, subrayó y ejemplificó, por caso, que en Nueva Córdoba el costo de un departamento (entre terreno y construcción) ronda US$60.000.   “No se trata ni de vaivenes del mercado ni de oferta ni de demanda, sucede que no hay acercamiento entre las puntas”, agregó.

En otro orden, Horacio Parga,  presidente de la Cámara de Desarrollistas Urbanos de Córdoba (Ceduc), destacó que el año electoral no está repercutiendo de manera negativa en la venta de inmuebles, aunque aseguró que si bien no se registran caídas, sí se observa una cierta desaceleración.

En el mismo sentido se expresó Marcelo Merguerián, de la inmobiliaria del mismo nombre, quien describió el mercado como más tranquilo. “Lo percibimos en una menor cantidad de llamados, se sigue vendiendo pero hay una leve desaceleración porque el comprador está a la expectativa”, apuntó.

Sostenido
Por lo contrario, Ricardo Hansen, socio gerente de Hansen Barrientos -inmobiliaria con fuerte presencia en barrios General Paz y Nueva Córdoba- indicó que el desempeño de sus ventas se ha mantenido al mismo nivel durante todo el semestre, cuando registró un aumento de volúmen de unidades de 20%. “Por la inflación la perspectiva es que los inmuebles sigan subiendo, entonces la gente no espera, se resguarda en ladrillos”, graficó.

Panorama
En relación con las expectativas de la actividad de cara a fin de año, de continuar las condiciones económicas actuales, los operadores vaticinan que seguirá estable, pareja, sin grandes subas ni caídas.

“Dependerá también de la oferta, los departamentos para clase media se venden más rápido que los de categoría”, aseguró Amengual.

En el mismo sentido se refirió Parga en declaraciones radiales, y dijo que “el consumidor final es el comprador más importante que tienen en este momento”.  Precisó que el sector ABC1, aquel que tenía dólares ahorrados y era el que más compraba, ahora mutó a un comprador medio-medio/alto.

Artículos destacados