Residencias universitarias, una opción en crecimiento

Frente a la suba del costo de vida y el incremento de los alquileres de los departamentos, estos establecimientos “más económicos” ganan terreno. Su valor mensual representa menos de 15% del gasto en un edificio. Hay más de 30 en la zona céntrica.

Los precios de los alquileres de departamentos para estudiantes universitarios aumentaron hasta 15% entre el año pasado y éste. Si bien este incremento no emparda la inflación general, sí se agrega a las subas de otros rubros como las expensas, el transporte, los servicios y los impuestos, que en suma, retacean el poder adquisitivo de los consumidores. Esto ha motorizado diversas manifestaciones por parte de un grupo de estudiantes, solicitando reducción de precios.

La renta de los departamentos nuevos de un dormitorio en Nueva Córdoba costaban $1.100 el año pasado y ahora, $1.300. Los usados, en buen estado, rondan $1.050, cuando en 2010 cotizaba a $900, según precisó a Comercio y Justicia Martín Dahan, de la Inmobiliaria Mead. A esto se le suman los gastos comunes, cuya variación interanual en algunos casos, ha superado 40%. Por mes, los departamentos de un dormitorio oscilan entre $250 y $350.

“Un departamento en buen estado y precio accesible puede estar desocupado hasta dos semanas, los que están fuera de precio no se alquilan. La renta ha mejorado con relación al año pasado, pero no termina de ser la euforia que vivimos años atrás cuando, si publicábamos un aviso en el diario, se nos colapsaban las líneas”, explicó.

Tendencia
Este escenario abre el juego a una tendencia que se marca con más fuerza año tras año, como es el caso de las residencias universitarias, que llegan a significar sólo 15% del valor de un departamento de un dormitorio, sin contemplar el monto por expensas.

“Observamos un mayor nivel de consultas y demandas por este tipo de soluciones más económicas, aunque se han instalado una significativa cantidad en estos últimos años, en el total de alquileres no llega a ser un número importante”, señaló el especialista inmobiliario.

Por su parte, Carina Martinetto, dueña de University Home, un establecimiento para estudiantes ubicado en San Luis 215, asegura que el modelo de negocio es rentable siempre y cuando se ofrezca un servicio de asistencia que acompañe al alojamiento. “Los padres de los jóvenes que comienzan su carrera eligen organizaciones que los asistan, porque al principio están con mucho miedo”, cuenta.

Así, una porción de residencias profesionales y tradicionales ofrecen habitaciones con todo el amoblamiento necesario, servicios de wi-fi, asistencia médica, limpieza, seguridad y personal permanente. También, hay otro tipo de establecimientos “más libres”, que no cuentan con asistencia permanente ni control. Son más pequeñas e incluso muchas, no “tienen cartel” de nominación.

En total, referentes del sector estiman que en la zona céntrica coexisten más de 30 viviendas estudiantiles. Resultan ser una opción a la hora de reducir los gastos: la habitación cuádruple cuesta $ 660, la simple $1.035, la doble $850 y la triple $740. Incluye espacios comunes, cocina y baño .

“Vamos a seguir trabajando con esta modalidad de equilibrar el negocio con los beneficios y la asistencia humana, es un formato muy buscado y que siempre tiene ocupación plena”, aseguró la dueña de la residencia universitaria creada en el 2009.

Artículos destacados