Fabricante industrial de velas advierte caída de hasta 30%

Grupo Santa Cruz produce seis toneladas mensuales y distribuye en Córdoba y el interior del país. La empresa, con más de 17 años en el mercado, asegura que la actividad está resentida y que enfrenta una fuerte competencia china.

La más antigua descripción de las velas aparece en escritos romanos del siglo I d.C. Antes de que el gas y la electricidad transformaran la forma de iluminar, la luz artificial provenía de ellas. Para el feng shui, estas luminarias están asociadas a la energía positiva y para los expertos en decoración, a la calidez y armonización de los ambientes. Independientemente de cual sea su fin, no hay templos, ni iglesias, ni hogares, ni festejos que en la actualidad no consuman velas.

En Córdoba son incontables los talleres artesanales que fabrican velas decorativas, que se comercializan en distintos puntos de ventas. Por el contrario, la fabricación industrial está concentrada y su venta resentida hasta en 30%, según pudo corroborar Comercio y Justicia con Grupo Santa Cruz, la firma que elabora y vende en supermercados locales y en el interior del país.

“La empresa la inició mi suegro hace 17 años, luego quedó en manos de mi esposa, Constanza Cordi, con quien gerenciamos la fábrica -ubicada en barrio Las Palmas- y el local de venta minorista y mayorista, en Alto Alberdi”, indicó Fernando Taborda, su actual titular.

Demanda
“Con los años hemos progresado porque empezamos de manera muy precaria; ahora estamos bien consolidados. No obstante, el mercado en general está muy difícil, hay mucha competencia de fuera, sobre todo de China: una vela fina tradicional que vendemos a $1, ellos lo hacen a $0,40”, apuntó el empresario.

El negocio es estacional y la venta aumenta en los meses próximos a fin de año, cuando los eventos, las fiestas y las presentaciones están a la orden del día. “En estos momentos, la actividad está resentida; comparado con el año pasado estamos 30% abajo. En 2010 la menor demanda en ésta época se la adjudicábamos al Mundial de Fútbol. Este año no se a qué se debe, pero estamos igual. Creemos que no hay dinero en circulación. Talvez la gente la volcó toda a los planes financiados y ahora no tiene resto para comprar estos bienes prescindibles”, opinó.

El plan de salvataje para compensar esta baja será lanzar durante el mes en curso paquetes promocionales. “Haremos bonificaciones de hasta 15% y extenderemos beneficios tanto en planes de financiación, como en compras voluminosas”, añadió.

En la actualidad, la firma produce seis toneladas de velas mensuales, 80% tradicionales (para cuando se corta la energía eléctrica); 10% para decoración y, otro tanto, específicas para psicología y religión, entre otras. La mayor parte de la producción se ejecuta con maquinarias, mientras que las lumbreras de decoración son elaboradas a mano, con moldes, por los empleados del grupo.

Las primeras, que están encuadradas en un modelo de negocio de alta rotación, se comercializan en cadenas de supermercados como Almacor, Mariano Max, Delfín y Tarquino, entre otros distribuidores. El costo de un paquete de cuatro velas chicas parte de cuatro pesos. La producción artesanal se vende a pedido y se distribuye en casas de decoración o accesorios para el hogar. En distintos tamaños y modelos, las velas de decoración pueden llegar a costar hasta $300. También distribuyen en el interior de Córdoba y en algunas provincias del país.

A mediano plazo
Grupo Santa Cruz analiza expandirse y abrir otra boca mayorista/minorista en Córdoba. “Es un plan que tenemos en cartera, antes debemos asegurar la provisión de parafina por parte de YPF, que es el único proveedor a nivel país, pero con limitada entrega de ese material”, explicó.

Artículos destacados