El perfil aspiracional de un juez moderno, eficiente y servidor público

Guillermo Tinti. “Aspiro a un juez moderno en el verdadero sentido de la palabra”.

Cambiar aspectos de la cultura judicial, profundizar en el derecho procesal y ahondar en la faz gerencial son algunos de los puntos sobre los que busca dejar huella el camarista y formador en judicatura Guillermo Tinti

¿Qué competencias y qué perfil deben tener jueces, fiscales, asesores letrados y funcionarios judiciales? ¿Investigador, comunicador, socialmente responsable, ético, gerente, formador? ¿Cuáles son los estándares a alcanzar?

La meta de llegar a formar a un magistrado “moderno” se encuentra en el horizonte de Guillermo Tinti, vocal de la Cámara Primera de Apelaciones Civil y Comercial de Córdoba y director de la Especialización en Derecho Judicial y de la Judicatura que lanza en agosto la Universidad Católica de Córdoba (UCC).

-Como magistrado y como formador, ¿qué tipo de juez espera?

Aspiro a que sea moderno en el verdadero sentido de la palabra, que sea eficiente, que esté bien formado, a que tenga conciencia de que es un servidor público y debe ofrecer el mejor servicio posible -y va a ofrecerlo aquel que esté bien formado-.

El magistrado, el funcionario judicial, es un operador jurídico que es pagado por el Estado, debe estar brindando un servicio público y tiene que ser de excelencia. Ése es el norte final de la carrera. Está muy bien que los que vengan a hacerla aspiren a que con este título sumen puntaje, estén en mejores condiciones para rendir exámenes, sean mejores como funcionarios y como jueces; y la sociedad tiene que ver que esta carrera piensa en proveerla de mejores funcionarios judiciales, mejores jueces.

– ¿Cómo incide la cultura judicial a la hora de formar operadores judiciales?

Hay una cultura judicial y a lo que se apunta es a cambiar aspectos de esa cultura. En esta carrera de posgrado se insiste mucho en el área del derecho procesal profundizado. Pensamos que formar consistentemente al operador judicial en el conocimiento del derecho procesal es muy importante. Luego, el derecho de fondo: privado, penal, constitucional, todo se dicta con una óptica muy práctica, todo se analiza desde las decisiones judiciales.

Luego, hay otra área que es la gestión. Un juez, además de dictar fallos y resoluciones, tiene que gerenciar su oficina para que sea eficiente, para que no tenga atraso, para que se atienda bien al público. Eso también ayuda a mejorar esa cultura judicial.

– ¿Y en cuanto a la faz denominada “blanda”?

En ese sentido, hay una área de derechos humanos, hay derecho comparado, hay una materia que es Derecho judicial y otras disciplinas, que apuntan a lo interdisciplinario que es de lo que cada vez necesitan valerse más los magistrados. Tanto de la tecnología como de otros conocimientos de ciencia, políticas institucionales, argumentación forense. Además, el magistrado tiene que explicar, escribir, y tiene que hacerlo bien, tiene que ser claro, convincente muchas veces. En la especialización se aborda también la metodología de la investigación. Todos los requerimientos, las exigencias, las agresiones que tiene el magistrado o funcionario moderno tratan de ser enseñados o perfeccionados mediante esta carrera.

– ¿A quiénes está destinada?

La formación dura dos años y está dirigida a profesionales que conforman ya el Poder Judicial y aspirantes a acceder al estamento judicial de cualquiera de las provincias (magistrados, funcionarios o agentes); quienes se desempeñan en instituciones vinculadas con el servicio de justicia, y a abogados en general.

La mayoría de los participantes de anteriores cohortes de este posgrado son abogados que ya están trabajando dentro del Poder Judicial, tanto de Córdoba como de otras provincias; también de la Justicia federal; 10%, o un poco más, son abogados de la matrícula.

1 Comentario en "El perfil aspiracional de un juez moderno, eficiente y servidor público"

  1. Avatar Diego Del Vecchio | 22 junio, 2021 en 1:38 pm | Responder

    Excelente nota. En cuanto al tema de fondo, comparto en un 100% sobre que la labor de la judicatura debe ser hacia el ciudadano, esto es «resolver efectivamente el conflicto que las partes le han llevado a sus estrados» y no aguardar como única medida de solución a una «sentencia». Es imprescindible un rol más activo y con mayor compromiso del Magistrado. Ésta sentencia, debe se la última ratio en donde el juez se expida y así y todo tal decisión que nace de su valoración libre , «debe resolver el conflicto», de lo contrario estaremos ante un sistema que no es eficaz. Porque la sentencia emitida no solo que no resolverá el conflicto sino que solamente lo dirime. (actor y demandando salen con una sentencia sin estar conformes con su contenido) Esto es, la visibilización de la aplicación de un sistema ya desfasado como lo es el «derecho» en sí. Celebro como estudiante de Maestría en Magistratura tal nota. Mi apoyo incondicional al Doctor. Estoy a su disposición para dicho plan de implementación. Mis saludos y admiración a él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Artículos destacados