Seguridad vial: «Todos manejan mal, excepto yo»

“Los argentinos manejan mal, pero cada conductor en particular lo hace muy bien”. Aunque contradictoria, esta afirmación es el resultado de una investigación realizada por la consultora TNS Gallup, junto a la Fundación Proyecto Padres y a Conducta Vial con el fin de entender mejor las opiniones de los argentinos respecto de la seguridad vial. Para ello, se realizó una encuesta que entrevistó en el hogar a 1010 personas de todo el país entre el 21 y el 27 de enero de 2010. En este marco, los resultados que se conocieron esta semana son los siguientes:

¿Cómo conducen los argentinos?
El consenso general en el país es que los argentinos manejan mal o muy mal. Así opina 81 por ciento de los entrevistados, contra 16 por ciento que considera que lo hacen bien o muy bien. Las críticas a la forma de conducir de los argentinos son ampliamente mayoritarias en los distintos segmentos sociodemográficos analizados y tienden a aumentar según aumenta el nivel socioeconómico y educativo de las personas consultadas.

Paradójicamente, cuando se les pregunta a los conductores cómo se evalúan personalmente, la gran mayoría (77 por ciento) responde que manejan “bien o muy bien”, mientras que sólo 17 por ciento opina que maneja mal o muy mal. En este caso, los conductores hombres se muestran algo más confiados que las mujeres (81 por ciento versus 68 por ciento, respectivamente).

Los jóvenes y el manejo
El estudio también indagó sobre las causas de los accidentes de tránsito entre los jóvenes. Para ello se le mostró a los entrevistados un listado de posibles causas, y se les pidió que indicaran cuál, según su opinión, es la más importante. Como resultado, el consumo de alcohol (43 por ciento) fue el causante de accidentes más señalado entre los jóvenes. Otras causas mencionadas por uno de cada 10 entrevistados fueron la imprudencia o impericia (13 por ciento), la falta de respeto a las normas (10 por ciento), el consumo de drogas (nueve por ciento), el exceso de velocidad (ocho por ciento) y la falta de educación y/o el mal ejemplo de padres y familiares (cinco por ciento).

Más aún, si se analizan los resultados por segmentos sociodemográficos, la ingestión de alcohol aparece como la causa de accidentes más señalada por todos los grupos estudiados, y las menciones en este sentido aumentan a mayor edad de los entrevistados (cinco de cada 10 entre los mayores de 50 años versus cuatro de cada 10 entre los de 18 a 49 años), entre las personas con educación primaria (46 por ciento versus 39 por ciento de los universitarios), así como entre quienes no manejan (46 por ciento versus 39 por ciento entre los conductores).

Por otra parte, quienes conducen señalan en mayor medida que los no conductores (17 por ciento versus nueve por ciento respectivamente) la imprudencia o impericia al volante de los jóvenes. La falta de respeto a las normas de tránsito es mencionada con mayor frecuencia por los universitarios (16 por ciento versus 8 por ciento de aquellos con educación básica) y el nivel socioeconómico más alto (23 por ciento en el nivel más alto versus ocho por ciento en el más bajo). Finalmente, las menciones al consumo de drogas crecen según cae el nivel socioeconómico de los entrevistados (14 por ciento en el nivel más bajo versus tres por ciento en el más alto) y en el Gran Buenos Aires (13 por ciento versus ocho por ciento en el interior y seis por ciento en la Capital Federal).

Soluciones para los accidentes de tránsito
En cuanto a las posibles medid

Artículos destacados