«Hoy la excepción a la realidad es el Código de Edificación»

“En Córdoba hay que hacer muchas cosas que implican repensar la ciudad y repensar el Código de Edificación, que ya tiene más de 20 años. Mientras toda norma tiene su excepción; hoy la excepción a la realidad de lo que se ve, en materia de construcción, es el Código de Edificación. Ha quedado como un corset que hace que se tengan que sacar ordenanzas para las excepciones”. Así reflexionó ayer Daniel Ricci, presidente del Colegio de Arquitectos de Córdoba, entidad que nuclea a más de 8.000 profesionales de la provincia, que ayer celebraron su día.
En diálogo con Comercio y Justicia, insistió en la necesidad de la concreción de un plan ordenador y delinear algunos límites a la construcción en la ciudad “que no puede seguir creciendo para cualquier lado”.

– ¿Cómo observan la ciudad y qué sugerencias tienen para mejorar la urbanización?
– La ciudad no puede seguir creciendo de la manera en que lo está haciendo. Tiene que haber un plan ordenador y hay que poner algunos límites. Hay que buscar la forma de desalentar que siga creciendo para cualquier lado. Hay zonas que se prestan para crecer en altura y compactar la ciudad; por ejemplo, se están desaprovechando zonas como la lindante al río Suquía. Un ejemplo para observar es la experiencia del municipio de Rosario, donde ya tienen planificada la obra pública para los próximos cinco años con inversión privada.

– ¿Cómo lo implementan?
– Según nos comentó la arquitecta que está en Planificación del municipio, los privados aportarán, por ejemplo, para la apertura de avenidas y, a cambio, planifican conjuntamente la utilización de la tierra. Estos mecanismos los tienen incluidos en la normativa. Aquí hay que hacer un Código de Edificación nuevo, porque el que existe es muy estricto. Tenemos que lograr la capacidad de diseñar otro esquema de Código, que contemple otros mecanismos.
En Rosario, primero tuvieron un proyecto de ciudad y luego generaron la normativa a cumplir. Aquí necesitamos también eso: tener un proyecto de ciudad antes y hacer normativas adecuadas a ese proyecto y no por la vía de la excepción. Hoy estamos pensando qué ciudad puedo inventar en función de la normativa existente, que es como un corset, y cuándo empiezan las excepciones, entonces las cosas huelen a negocio, huelen mal.

– ¿Cuál es el desafío de los arquitectos, entonces?
– El 85% de la obra que se hace en la provincia de Córdoba la realizamos los arquitectos. Para nosotros un desafío es que los gobiernos municipales se sienten con los profesionales y otros sectores de la sociedad a consensuar el proyecto de ciudad.
El Plan Director es un punto de partida y en eso estamos participando. Pero después de tantos años sin consenso, cuesta mucho. Por otro lado, la ciudad de Córdoba no se puede aislar de las localidades del Gran Córdoba, por lo cual vemos con buenos ojos que finalmente se empiece a pensar en el área metropolitana.

Artículos destacados