Festejos austeros y protestas en el final del vínculo entre el Reino Unido y la UE

El viernes se cumplirá la salida británica del bloque europeo, después de casi cuatro años de agonía para ciudadanos, empresas y gobiernos

Después de casi cuatro años de controversia y divisiones políticas, el Reino Unido dejará oficialmente el viernes la Unión Europea (UE), mientras se lleven a cabo manifestaciones marcadas por la tristeza de los activistas proeuropeos y realice una celebración muy poco suntuosa organizada por el gobierno británico y los partidarios que votaron el brexit.

Con el plazo para la salida de la UE a punto de cumplirse, miles de británicos y europeos que lucharon por la permanencia y la unión de Europa se congregarán el viernes antes de las 23 (hora de Londres) bajo la consigna “Se apagan las luces y se enciende una vela por la UE”.

La organización “À bientôt EU”, “hasta pronto”, informó que realizará una procesión desde Downing Street, la residencia oficial del gobierno británico, hasta el edificio de la Comisión Europea, en el centro de Londres, que cerrará sus puertas el mismo día 31. Peter French, uno de los organizadores
de la manifestación, adelantó que llegarán desde Bruselas tres automóviles marca Mini pintados de amarillo y negro con frases alusivas al brexit, que traerán un “regalo” del Parlamento Europeo para el movimiento de reincorporación.

“Habrá alguien del Parlamento Europeo para darnos la bienvenida, seguido de discursos y cantos para despedirnos de nuestros amigos”, expresó.

Industria

La llegada de los Mini durante la manifestación es representativa de lo que significa el brexit para ciertas industrias británicas. La larga discusión en torno a la salida de la UE de Gran Bretaña obligó a la empresa BMW a “recalcular” constantemente sus planes de producción de Mini, una de sus tres fábricas.

Actualmente, esta fabricante de autos del segmento B tiene plantas a ambos lados del canal de la Mancha, con una aceitada cadena logística que cruza a un lado y al otro varias veces antes de dar por tenminado el vehículo.
Es por eso que antes del 29 de marzo de 2019 la fábrica temía que un hard brexit -salir de la UE sin acuerdo aduanero- afectase su negocio. Sin embargo, la fecha del brexit se postergó, lo que obligó a BMW a replantear sus previsiones de stock y la parada anual de mantenimiento de su planta de Mini en Oxford, sur de Inglaterra. Las especulaciones son que la fábrica migre a otro país comunitario, como ya lo hizo Nissan.

Analistas del mercado automotor europeo afirmaron que es relativamente fácil trasladar la producción de ciertos modelos con la misma plataforma a una sola fábrica, como BMW hace con el Mini Countryman y el BMW X1 en Holanda.
Se suman rechazos
El grupo de campaña North East for Europe, conformado por británicos que piensan que estar fuera del mercado único y la unión aduanera es negativo para el Reino Unido y para el noreste de Inglaterra en particular, se sumará a la procesión que se realizará el
viernes.
“Las encuestas muestran que más de la mitad de la población no quiere el brexit, así que una gran parte de nosotros va a sentirse muy enojada y molesta el viernes”, expresó Louise Brown, integrante del grupo.
“Vamos a llevar velas en la procesión de Londres para mostrar nuestra tristeza y haremos campaña para volver a la UE. Hay gente que nos envía mensajes al grupo diciéndonos lo deprimida que se siente, incluso hasta con intentos de suicidios por culpa del brexit”, afirmó. Según consideró la activista, el noreste de Inglaterra será el más afectado económicamente por la salida.

Dijo que los manifestantes viajarán 482 kilómetros desde Newcastle (Newcastle upon Tyne, noreste del país) hasta Londres para mostrar su enojo por haber sido arrastrados fuera de la UE en contra de su voluntad.
“Newcastle votó a favor de permanecer en la UE”, resaltó.

A la hora señalada

Mientras tanto, el gobierno británico no planea hacer muchos esfuerzos por celebrar el brexit y, sin mucha pompa, proyectará con láser un reloj que reemplazará el tradicional sonido del Big Ben al tiempo que se iluminarán los edificios con los colores británicos cuando llegue la hora para la salida de la UE.
Como parte de la celebración entrará en circulación una moneda conmemorativa de la medida y se espera que el primer ministro sea una de las primeras personas en recibir una de las piezas de 50 peniques recién acuñadas. También se izarán las banderas de la unión británica en todos los mástiles de la plaza del Parlamento para conmemorar el día del brexit.
En contraposición, la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, acérrima defensora de la permanencia en el bloque europeo, ordenó a los funcionarios del Parlamento escocés que mantengan la bandera europea izada después de que el Reino Unido abandone la UE.

Las organizaciones partidarias del brexit habían planeado un festejo mayor, pero sus
expectativas se vieron frustradas cuando se prohibió que suenen las campanadas del Big Ben, por el que habían iniciado una campaña de restauración para la que habían recaudado más de 250 mil libras (325 mil dólares). Además, también fueron prohibidos los fuegos artificiales, por el impacto que podrían tener en las aves. En su lugar, el líder del Partido del Brexit, Nigel Farage, instó a todos los británicos a celebrar en sus terrazas con fuegos artificiales.

«Celebraremos a todos los que han hecho posible esta victoria monumental para la democracia, incluidos los políticos de izquierda y derecha, los activistas que entregaron panfletos bajo la lluvia y los millones que acudieron a votar», dijo en una carta abierta.

Siguiendo esa línea, Andrew Rosindell, un parlamentario del Partido Conservador, organizó una fiesta en su distrito electoral de Romford, este de Londres, pero afirmó que sólo se consumirán bebidas “del Reino Unido y del Commonwealth”.
Como se recordará, en junio de 2016, 51,89% de los británicos votó por salir de la UE, contra 48,11% que votó por permanecer en ella, y desde entonces el Reino Unido ha sido un país dividido.

Artículos destacados