«El crédito es para quien no lo necesita»

La Federación Argentina de Jóvenes Empresarios (Fedaje) asegura que lleva mucho tiempo reclamando al Gobierno nacional una política que permita “mantener la natalidad y disminuir la mortalidad” de las pequeñas y medianas empresas encaradas por gente joven.
Desde la entidad aseguran que es muy alto el índice que registra la desaparición de las pymes durante los primeros años de vida, porque “no hay un entorno que las sostenga”.
La falta de acceso al crédito o la “complicada” accesibilidad es uno de los primeros ítemes que Martín Trubycz, presidente de la agrupación que se enmarca dentro de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), remarca como determinante.

“Nosotros lo que criticamos es la accesibilidad al crédito, no el crédito en sí mismo, porque si uno mira las noticias, pareciera que hay crédito por todas partes, pero cuando se inicia el camino para solicitar el financiamiento, las dificultades que se presentan son innumerables, por lo que uno se da cuenta de que el crédito en la Argentina es para quien no lo necesita” aseguró a Comercio y Justicia el titular de Fedaje, al tiempo que explicó: “Si yo tuviera todo lo que el banco me pide, seguramente no estaría buscando un crédito”.
Asimismo, consideró que el otro gran inconveniente que afrontan los jóvenes empresarios es la “escasa cobertura de las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (ART)”.
“Creemos que las ART son un desastre”, indicó. “Hoy por hoy no cubren los riesgos que corre el trabajador y eso fomenta la industria del juicio, y un juicio para una pyme no es lo mismo que para las empresas grandes, que inclusive dentro de sus partidas presupuestarias prevén este tipo de incidentes”, dijo.

“Hoy un juicio para una pyme significa entre 200 ó 300 mil pesos por una persona que con cinco años de antigüedad cobra 1.500 pesos y aduce problemas mentales. Entonces, las ART no cubren nada, o se limitan a cubrir lo mínimo que es una tablita, y el resto va por afuera y ese afuera cuesta mucho a la mayoría de las empresas”, indicó.
Por todo ello, el joven empresario consideró que “emprender en nuestro país es un deporte de alto riesgo, porque las condiciones que se deben afrontar a la hora de llevar a cabo una iniciativa, en cuanto al acceso al crédito y a la industria del juicio, son complicadas”.

Ley de empresariado joven

“Nosotros le reclamamos al Gobierno la reglamentación del Programa Nacional de Apoyo al Empresariado Joven enmarcado en la ley 25872 promulgada en el año 2004, que está durmiendo desde entonces en los cajones de la Subsecretaría de Pymes de la Nación”, aseguró Trubycz.
“Dicha ley establece beneficios financieros, no financieros y fiscales para las empresas lideradas por jóvenes empresarios”, dijo, y aseguró que lo que falta es “voluntad política” para la reglamentación y puesta en marcha de ella.
Según destacó, la ley prevé tres beneficios concretos en cuanto al acceso al crédito (financiero), capacitación y asistencia técnica (no financieros) y diferimiento impositivo hasta que el proyecto esté en marcha (fiscales) para los jóvenes empresarios de hasta 40 años (en caso de ser las empresas unipersonales) o empresas que tengan como máximo tres años de antigüedad.

Comente esta nota<

Artículos destacados