Cautela y expectativa en Córdoba por los cambios en el Ministerio de Salud

La renuncia de Graciela Ocaña al Ministerio de Salud de la Nación y su reemplazo por el vicegobernador tucumano, el médico Juan Luis Manzur -quien asumirá mañana-, fue tomado con cautela y expectativa por los referentes locales de la actividad; más aún cuando el cambio se produce en plena epidemia de Gripe A en el país.
El titular de la cartera provincial, Oscar González, se excusó de opinar sobre la renuncia de Ocaña, alegando que ése es un tema del Gobierno nacional y sólo consideró que “evidentemente, hay una decisión de reestructurar el área. Simplemente, espero que sea para bien".
En un sondeo realizado por Comercio y Justicia entre distintos referentes locales, la mayoría dijo desconocer la trayectoria de Manzur (ver ¿Quién es…?), pero se mostró?conforme con el hecho de que se haya optado por un profesional médico para el cargo. Asimismo, apuntaron a la necesidad de una política sanitaria de largo plazo, que exceda la coyuntura de la candente agenda que impone el virus H1N1 o el dengue.

Marta Contigiani, directora del Instituto de Virología de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), se excusó de opinar sobre el nuevo ministro, advirtiendo que no lo conocía, pero recalcó la necesidad de que, efectivamente, “se apliquen las políticas sanitarias” que se vienen instruyendo en concordancia con las medidas que propone la Organización Mundial de la Salud (OMS). “En el escrito y en el pensamiento están, pero no hay directivas claras de aplicación”, expresó.
Por su parte, Eloy Baigorrí, secretario general de la Federación Médico Gremial de la Provincia, junto a Horacio Barri, referente por el Movimiento por un Sistema Integral de Salud (Mosis) y ex secretario de Salud de la Municipalidad de Córdoba, fueron los más críticos con respecto a la gestión de Ocaña y, a su vez, reflejaron una gran expectativa sobre el futuro lineamiento en materia sanitaria.

Carencias

"Falta una política nacional, un plan, un proyecto a nivel de salud, que sea sustentable en el tiempo y que supere los distintos gobiernos. Escuché que el reemplazante será un médico y eso es importante; son necesarias personas idóneas en los cargos”, sostuvo Baigorrí, quien se lamentó que este tipo de cambios se dé en medio de la epidemia de Gripe A. “En medio de ésto nos quedamos sin ministro de Salud, pero tampoco tenemos que entrar en pánico; se debe informar y ser racionales. No podemos andar todos con barbijos”, dijo en alusión a las medidas sobre la influenza.
Por su parte, Barri recalcó que con la saliente ministra “no hubo políticas activas de Salud, no hubo una política sanitaria valedera. Ésta era una renuncia anunciada -agregó- y demuestra que Salud es el sector más débil y que no hay una política de prevención en serio”.
Desde la Sociedad Argentina de Pediatría – Sede Córdoba (SAP), su titular Liliana Villafañe, anheló que el cambio “sea para bien” y, desde la entidad, la infectóloga Ana Ceballos señaló que fueron convocados para hoy a una reunión del Comité de Crisis provincial, órgano que hasta ayer no había definido ninguna nueva medida, como sí lo hicieron otras provincias que evalúan declarar la emergencia sanitaria.
Ceballos fue cautelosa sobre lo que se instrumente en el plano nacional y se manifest&o

Artículos destacados