“No es una crisis tan dramática porque es de ingresos y no de empleo”, afirma Tetaz

El economista aseguró que lo peor de esta coyuntura “quedó atrás”. Dijo que en algunas ciudades ya comenzó la recuperación y que el Gobierno nacional tiene chances de ganar las próximas elecciones

Por Cecilia Pozzobon – cpozzobon@comercioyjusticia.info

Uno de los economistas más optimistas de estos tiempos es Martín Tetaz. Horas antes de brindar una disertación hoy a las 19 en el auditorio de Radio Nacional, en el marco del 34° aniversario del Colegio Profesional de Martilleros y Corredores Públicos de la Provincia de Córdoba, dialogó con Comercio y Justicia y se refirió al costado “social” de esta crisis y las proyecciones de recuperación.

-¿Cómo considera que será el cierre del año y cuáles las implicancias en materia social?
-Lo peor de la crisis quedó atrás. Llevamos más de un mes con el dólar estable, de hecho su precio está yendo hacia la parte baja de la banda cambiaria. Cuando llegue allí, el Banco Central empezará a comprar dólares e inyectará pesos. Así debería empezar a bajar la tasa de interés. En noviembre debería observarse una inflación bastante más baja de la que tuvimos en septiembre y octubre que fue de 6,5% y 6%. En noviembre debería ser de entre 2,5% y 3%. Va a bajar también bastante en diciembre.
En ese escenario, el panorama social es complicado porque hay 20 millones de cheques que paga el Estado que perdieron mucho con respecto a la inflación. El resto de los salarios también perdieron, pero se están reabriendo las paritarias que acordaron cláusula gatillo. Ésas están buscando cerrar en torno a 40% en el mejor de los casos, y la inflación va a estar entre 45% y 50%, hoy más cerca de 48%. Entonces, va a haber caída del poder adquisitivo de los salarios, de las jubilaciones, de las asignaciones.
No obstante, hay que tener en cuenta que no es una crisis tan dramática como las anteriores porque es una crisis de ingresos y no una de empleo. Al contrario de otras, el denominador común aquí, lo que todos dicen es “no me alcanza la plata”, no es “me quedé sin empleo”.

-Algunos estiman que el “rebote” llegará en el segundo trimestre del año que viene. ¿Lo cree posible?
-La recuperación, una vez que se estabilice financieramente la economía, se calme el dólar y baje la inflación, va a ser muy dispar en tiempo y espacio. Hay ciudades fronterizas en las que la recuperación ya empezó, como en Mendoza y Posadas, donde se dio vuelta el tráfico de compras y de turismo.
En otras regiones, como el sur de la provincia de Buenos Aires y el resto de las zonas trigueras, va a haber un boom ahora en diciembre con la cosecha fina. La costa y Córdoba van a tener también un boom turístico en el verano y van a repuntar bastante. Mientras que en las grandes ciudades recién será a partir de marzo, porque los aumentos que se dan con movilidad, que son esos 20 millones de cheques, tienen un rezago de seis meses, es decir, recién se van a estar ajustando en marzo mirando la inflación de septiembre y octubre que fue muy alta, por lo que los aumentos de marzo van a ser muy altos. A partir de allí se van a empezar a recomponer las jubilaciones, asignaciones, etcétera.

-Pese a esta crisis ¿pueden Cambiemos y Macri salir vencedores en las próximas elecciones?
-La cuestión política depende de la velocidad con que ocurra todo esto. En la medida en que permanezca estable el dólar y se calme la inflación se va a recomponer la confianza de los consumidores. Eso ha sucedido en las últimas cinco devaluaciones. Siempre a los seis meses empieza a recomponerse la confianza. Eso pone al gobierno muy justito en las primarias de agosto. No creo que sea bueno el resultado de agosto, pero creo que va a ser mejor el de octubre y más aún el de noviembre si hay balotaje.

Artículos destacados