Los almacenes cordobeses venden 80 canastas por día

En la cámara que los nuclea, los comerciantes de Córdoba destacan que se beneficia la rotación de mercadería y suman clientes. Los grandes supermercados prefieren competir con precios.

La presidenta Cristina Fernández presentó ayer una iniciativa que consiste en comercializar una “canasta navideña” en grandes cadenas de supermercados. La propuesta no tuvo eco en las sucursales cordobesas, que prefirieron disponer ofertas específicas de ciertos productos.

Según indicaron los comerciantes de Córdoba, la iniciativa presentada en Buenos Aires suele tener dificultades para llegar al interior, “donde son otros los mayoristas” que proveen a los supermercados.

En ese sentido, el vocero de la Cámara de Comercio de Córdoba, Luis Oliva, señaló en diálogo con Comercio y Justicia que las canastas navideñas anunciadas por Nación toman como punto de partida “precios inventados”o acordes con la oferta de proveedores de Buenos Aires. Oliva dijo que existen inconvenientes en la aplicación de este tipo de estrategias a escala nacional, porque “el minorista local no consigue esos precios”.

Por su parte, Benjamín Blanch, presidente de la cadena de supermercados Buenos Días, integrante de la Cámara de Supermercados de Córdoba, aseguró a este medio que este tipo de acuerdos de comercialización suelen caerse “por falta de controles”. “Al poco tiempo alientan el mercado negro o causan la desaparición de la mercadería en una semana”.

En esa línea, los supermercadistas locales optaron por vender productos navideños “sin acuerdos”, favoreciendo así la competencia entre los comercios, según el planteo del presidente del Buenos Días. “Nosotros tenemos a la venta estuches a 20, 40 y hasta 100 pesos con productos premium”, detalló Blanch.

Canasta exitosa en almacenes

Por otro lado, los comerciantes minoristas de Córdoba adoptaron la canasta como estrategia de comercialización.

Los almacenes cordobeses ofrecen a 39,25 pesos una canasta navideña que incluye nueve productos de calidad diversa, principalmente compuesta por segundas marcas, de calidad aceptable.

La canasta, que se consigue en los almacenes de la ciudad, contiene un pan dulce, budín, sidra, ananá fizz, un turrón duro, otro semiduro, dos clases de confites y una garrapiñada.

La comercialización de estos productos agrupados presenta un ritmo nada despreciable, con una venta promedio de 80 canastas por día para un comercio ubicado próximo al centro de la ciudad.

Así lo indicó el gerente del Centro de Almaceneros de Córdoba, Germán Romero, quien aseguró que la estrategia de venta de productos navideños “funciona muy bien” y que, a pesar de incluir productos de segundas marcas se trata de “una canasta digna”.

Romero indicó que los dueños de comercios eligen ganar 15% menos, “es decir, en lugar de un 35% ganan un 20%”, pero se ven beneficiados con la “rotación de mercaderías”.

Además, indicó que la oferta “atrae a nuevos clientes” a los almacenes de barrio, que se ven alentados al consumo en efectivo, lo cual garantiza por otra parte un excelente nivel de liquidez para los comerciantes.
“Es una estrategia que beneficia a todos: a la gente, a los comerciantes y a los mayoristas”, concluyó el gerente de los almaceneros.

Artículos destacados