En solitario, el Indec afirmó que la pobreza bajó el último año

En un semestre de leve recuperación pero aún muy difícil para la economía nacional, con aumento de la desocupación reconocida por las propias cifras oficiales, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) difundió ayer que durante la primera mitad del año la pobreza se redujo interanualmente casi cuatro puntos porcentuales y afectó a 13,9% de los argentinos. Aunque la elaboración de las cifras privadas tampoco está exenta de críticas, la totalidad de las consultoras no sólo registró un aumento de la pobreza el último año, sino que la ubicaron a valores que duplican la medición oficial.
Según divulgó ayer el Indec, junto con esta baja en la pobreza también se registró una retracción en la indigencia: la cantidad de indigentes alcanzó a 4% de los habitantes al término del primer semestre, mientras que en el mismo período de 2008 era de 5,1%.

Con base en los números informados por el organismo oficial, durante el primer semestre de 2009 se ubicaron por bajo de la línea de pobreza 709 mil hogares (9,4%), los que sumaron en total alrededor 3,4 millones de personas (13,9%). De ese conjunto, 232 mil hogares (3,1%) se encontraron, a su vez, bajo la línea de indigencia, lo que supone 995 mil personas indigentes (4%).
La incidencia de la pobreza y la indigencia se calculan comparando los ingresos de la población con el costo de la Canasta Básica (que determina la pobreza) y la Canasta Alimentaria (que indica la indigencia) que, según el organismo, casi no aumentaron en el último tiempo.
Además, a pesar de la suba del desempleo a 8,8%, el índice de salarios oficial indicó que los sueldos siguieron aumentando a un ritmo mayor que la inflación oficial. Estos elementos explicarían, de acuerdo con el Indec, el descenso de la pobreza y la indigencia.

Números en pugna

Las mediciones privadas relevaron un proceso en sentido opuesto al indicado por el Indec. Por ejemplo, según Sel Consultores, dirigida por Ernestro Kritz, la pobreza aumentó en los últimos meses y tuvo en Capital y el Conurbano, a fines de mayo, una incidencia de 31,5%, y de 36% respectivamente.
Los datos son coincidentes con los de Ecolatina, que calculó 31,8% de pobreza en el primer semestre. También la Universidad Católica Argentina divulgó meses atrás un índice de pobreza de 30%.
“Esto no ayuda a mejorar la credibilidad del sistema estadístico público. Hablamos de un semestre en el que hubo una caída de la actividad y un aumento del desempleo, reconocidos por el Indec, y es difícil entender cómo es que en ese contexto la pobreza pudo seguir cayendo”, advirtió Kritz.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

Artículos destacados