El Boncor sintió el golpe y Córdoba dice que no piensa emitir; Mestre, expectante

El Gobierno provincial asegura que no tiene pensado salir al mercado con una emisión en dólares y tampoco con una reestructuración de los Boncor 2017, cuya cotización nominada en divisas estadounidenses cayó ayer 3,97 por ciento, en línea con todas las colocaciones argentinas y de estados subsoberanos en el exterior, además de bonos soberanos y acciones.
Tampoco está por ahora en carpeta una emisión de letras.

En tanto, la Municipalidad de Córdoba -que tiene resuelta una colocación de letras del Tesoro por 40 millones de pesos para los próximos días- por ahora aguardará la evolución de la coyuntura, según admitió anoche a Comercio y Justicia el secretario General, Alberto Giménez.
La incertidumbre planteada ayer tras conocerse el fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos respecto al litigio entre Argentina y los fondos buitre tuvo su impacto en las administraciones provincial y municipal.
En el caso de la Provincia, además de los efectos colaterales sobre inversiones y el impacto de la situación macro, con las consecuencias de la escasez de dólares que podría agudizarse ahora y su correspondiente derivación sobre la restricción a las importaciones, entre otras, el fallo de la Corte tiene consecuencias sobre las finanzas públicas.

Por lo pronto, 56,7 por ciento de la deuda de la Provincia está nominada en dólares, según datos oficiales al 30 de abril pasado.
De ese pasivo, además de las deudas con organismos multilaterales, existen dos frentes que podrían tener alguna complicación: los Boncor 2017 y las obligaciones con la italiana Impregilo, ambas en dólares.
Aunque remota, existe la posibilidad que los pagos en dólares de ambas deudas pudieran ser sujetos de embargo por parte de los fondos buitre, luego del fallo de la Corte estadounidense y particularmente en el caso Discovery, que habilita a los holdouts a avanzar sobre activos argentinos en caso de no lograr los pagos que autoriza el fallo, que por cierto ahora deberá revisar el juez Thomas Griesa en cuanto a la modalidad de su aplicación efectiva.

Los Boncor nominados en dólares registraron ayer una caída de 3,97 por ciento en su cotización.
La segunda y tercera serie por US$400 millones y US$196 millones, respectivamente, pagan intereses semestrales y amortizan al cierre.
En el caso de la deuda con Impregilo, ésta originalmente era de 76 millones de dólares y se abona en cuotas mensuales mediante un fideicomiso a cargo del Banco Santander en cuotas de 800 mil dólares al mes.
Por lo demás, en la Provincia aseguran que no está previsto salir al ruedo ni con letras en el mercado interno ni con otra emisión en el exterior, como tampoco reestructurar los Boncor para obtener mejores condiciones.
De hecho, esa posibilidad está autorizada en el Presupuesto 2014 y fue confirmada por el ministro de Finanzas, Ángel Elettore. “Hoy es imposible pensar en una emisión, ni siquiera de letras en pesos. Hay que esperar a ver qué pasa”, señaló una fuente. En tanto, por el municipio, Giménez recordó que -si bien está prevista una emisión de letras- el fondeo no se pensaba para el pago del medio aguinaldo y de sueldos, que “ya está calzado”.
Por su parte, la idea del secretario de Economía, Hugo Romero, es avanzar con diferentes herramientas de financiamiento, ya autorizadas en el Presupuesto enviado por el intendente Ramón Javier Mestre al Concejo Deliberante a fines de 2013.

De hecho, además de las ´letras que sirven para cubrir necesidades puntuales de caja, también está abierta la alternativa de títulos de hasta cuatro años de plazo, cuya primera serie se emitió a fines del año pasado bajo la modalidad dollar linked.
Ayer, la tasa Badlar bancos privados, referencia para las colocaciones en el mercado de cabotaje, se ubicó en 23,37 por ciento anual. La tasa no mostró variaciones respecto al viernes y muestra una tendencia a la baja desde el pico alcanzado a fines de abril pasado cuando superó 27 puntos porcentuales.

Artículos destacados