Buitres: Gobierno endurece discurso y Griesa convocó a nueva audiencia

CRISTINA FERNÁNDEZ. La Presidenta disertó en la primera reunión entre Unasur y Brics.

Con una nueva crítica a los holdouts, Cristina se pronunció en Brasil contra el “pillaje” financiero internacional y negó posibilidad de default. El encuentro con el juez neoryorkino será el martes próximo.

En el marco de su participación, en Brasil, de la cumbre de los bloques Unasur y Brics, la presidenta Cristina Fernández se pronunció contra el “pillaje” financiero internacional, en una nueva crítica a los fondos buitres, y tensó el discurso contra ellos en plena etapa de negociación del pago de los títulos -posterior al fallo del juez neoyorkino Thomas Giresa a favor de los tenedores de bonos argentinos que no ingresaron en ninguno de los dos canjes de deuda realizados por el Gobierno en la última década-.

“Creemos que debe terminarse con esta suerte de pillaje internacional en materia financiera, como hoy pretenden hacerlo contra la Argentina y lo van a pretender hacer seguramente contra otros países del planeta”, afirmó la mandataria ante un gurpo de jóvenes brasileños que la recibieron en el hotel donde alojó al llegar a Brasilia.

Luego, en el marco de la reunión entre ambos bloques económicos, la Presidenta reforzó estas declaraciones y se refirió al problema de la deuda externa argentina.

Cristina afirmó que el país “está sufriendo un fortísimo ataque especulativo por parte de los fondos buitres”, y en el mismo sentido llamó a “poner orden en las finanzas internacionales” porque, advirtió, están “absolutamente desquiciadas”.
Además, la Presidenta se refirió al grupo conocido como American Task Force Argentina -una

variante de los holdouts-, y señaló que “lo que se pretende es hacer caer la reestructuración de la deuda externa” (argentina). “Estamos ante una maniobra para que Argentina vuelva al sobreendeudamiento permanente”, remarcó la Jefa de estado en la cumbre Brics-Unasur.

Pago de deuda
En tanto, el Gobierno nacional mantiene la postura de voluntad de pago de la deuda reestructurada en los canjes y niega la posibilidad de default.

En este sentido se pronunció ayer el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, quien aseguró que Argentina “no está, no estará y no puede estar en default” porque el Estado paga a sus acreedores, y aclaró que si los tenedores de bonos de la deuda argentina no pueden cobrar los fondos depositados es por la decisión de un juez y no del Gobierno argentino.

“Argentina paga, Argentina cumple regular y responsablemente. Es un juez el que impide que los acreedores reciban los fondos que ya han sido depositados”, dijo Capitanich en su habitual conferencia de prensa en Casa de Gobierno.

En sintonía, la Presidenta afirmó en la cumbre Unasur-Brics que Argentina, “pese a las amenazas, pese a que se considera un chantaje, ha pagado su deuda y va a seguir pagando”. Y agregó: “Les ofrecemos a los holdouts ingresar al canje, que está abierto y en 6 años ganarían 300%, en las mismas condiciones justas, equitativas y legales del resto de los bonistas”.

Nueva York
En tanto, el juez Thomas Griesa emitió ayer una orden por la cual convoca a una nueva audiencia para el día 22 próximo, en Nueva York, en respuesta a los pedidos formulados por las entidades financieras que tienen congelados los fondos depositados por Argentina para pagarles a los bonistas con títulos reestructurados.

Griesa también avaló el pedido de los propios bonistas europeos Eurobondholders, quienes aún no cobraron ningún tipo de bono, ni los de ley extranjera ni los de ley argentina.

Asimismo, avaló analizar una moción de “reconsideración parcial” de la medida de no pagar formulada por NML, el fondo buitre que pertenece a Paul Singer.

Tensión en la negociación
Fondos buscan un lugar en la opinión pública 

Los fondos buitres que conforman la American Task Force Argentina (ATFA) volvieron ayer a publicar una solicitada en matutinos porteños para cuestionar la actituddel Gobierno y advertir de que para el país “el default es una elección”.

“¿Estará la Argentina sentando las bases de un nuevo default?”, es el título del texto que la ATFA difundió en diarios de Buenos Aires, en un nuevo capítulo de la pelea por los bonos que no ingresaron a los canjes de deuda. En la publicación, los holdouts aseguraron que “el tiempo se agota para la Argentina. El país tiene hasta fin de este mes para lograr un acuerdo con sus acreedores, como parte de un proceso de arreglo según el fallo de la Justicia”.

También, los fondos buitres resaltaron que los acreedores “han declarado públicamente con frecuencia que estarían dispuestos a aceptar bonos como parte de un acuerdo, y que negociarían con el fin de brindarle más tiempo a la Argentina a cambio de lograr progreso real y concreto hacia un acuerdo”.

Escenario complicado
Hasta 2017, Argentina debe pagar deuda externa por más de US$30 mil millones

El escenario económico para Argentina “es complicado” ya que, hasta 2017, el país debe afrontar pagos por deuda externa (capital más intereses) por US$29.136 millones, según datos del análisis de coyuntura del Instituto de Economía de Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Córdoba (CPCE), presentados ayer.

Esta cifra sólo contempla la reestructuración de la deuda llevada adelante en la última década y no los últimos acuerdos logrados con Repsol, el Club de París y el Ciadi (organismo de arbitraje del Banco Mundial), los cuales suman aproximadamente otros US$4.800 millones.

“El escenario es sumamente complicado para el país en los próximos años”, aseguró Víctor Peralta, uno de los responsables del estudio económico. “Sobre todo si Argentina no logra diversificar sus fuentes de financiamiento, que actualmente pasan principalmente por el Banco Central, ya que la tasa de interés para colocar deuda en el exterior no es conveniente”, dijo el especialista.

“Respecto de las posibilidades que al respecto pueda aportar el bloque Brics, yo soy escéptico”, aseguró a Comercio y Justicia Peralta, al ser consultado sobre si el Nuevo Banco de Desarrollo de este bloque puede constituir una alternativa para el país en los próximos años. “Hay que tener en cuenta que la implementación de esta opción puede tardar unos años”, agregó.

En cuanto a la situación con los fondos buitres, el estudio del CPCE asegura que según “la decisión que se tome, la deuda será sostenible o no”.

Artículos destacados