Admite el Municipio virtual default con proveedores

La Municipalidad de Córdoba entró en cesasión parcial de pagos con proveedores y contratistas producto de las dificultades financieras para atender los compromisos de erogaciones corrientes y luego de una magra performance de los ingresos, muy por debajo de los estimados en el presupuesto 2009.
El subsecretario de Ingresos Públicos, Fidias Sanz, admitió que la cancelación de compromisos con proveedores que se venía cubriendo con regularidad hasta abril a partir del crédito de $60 millones otorgado por el Banco Nación, “se discontinuó” desde mayo.
Según trascendió, el pasivo flotante que se había reducido hasta entonces, volvió a ubicarse en torno a los $50 millones.
“Es una situación coyuntural, estimamos que en agosto comenzaremos a regularizar esa deuda”, indicó Sanz.
En rigor, el atraso en el pago a proveedores y contratistas no es nuevo. Ni siquiera potestad de esta administración.

La estrategia de dejar de pagar esos compromisos es regla cada vez que las finanzas entran en terreno negativo. En ese marco, la obra pública primero y el atraso en los pagos a proveedores después, son las alternativas clásicas para redireccionar fondos para atender obligaciones ineludibles como el pago de sueldos que, según denuncia el Municipio, hoy ocupan más del 70% de los ingresos corrientes.
Ese esquema de gasto podría reducirse más de $6 millones al mes si se sostiene el recorte de extras salariales, tema que detonó el prolongado conflicto con los empleados municipales. Por lo demás, la posibilidad de comenzar a regularizar la situación desde agosto parece tener alguna base de sustento.
Según Sanz, desde agosto ingresarán en concepto de contribución sobre los inmuebles, dos millones de metros cuadrados extra producto del cruzamiento de datos con la Provincia.
“Ese monto va a reportar unos $200 mil más al mes”, indicó.
El monto, irrisorio, cobra importancia en una Comuna en crisis.

Ingresos más optimistas se esperan de dos proyectos que aguardan aprobación en el Concejo Deliberante.
La condonación del 50% de los montos de multas impagas en el Tribunal de Faltas podría reportar buenos dividendos. Entre deuda corriente y en gestión judicial, hay sanciones impagas por más de $120 millones.
Más austera, la iniciativa para regularizar construcciones no declaradas o en falta y la situación catastral de muchos domicilios, llevaría unos $8 millones más, aunque prorrateados en ocho meses.

Ingresos al límite

Los recursos extras producto de esas herramientas fortalecerán los alicaídos ingresos corrientes que en julio apenas si permiten asegurar el pago en tiempo y forma de los sueldos.
“Llegaríamos con lo justo”, admitió Sanz. No obstante, al igual que con el sueldo de mayo, los funcionarios volverían a cobrar varios días después que los agentes municipales.
El normal pago de los salarios dependerá, como en el mes pasado, de cómo evolucione la recaudación propia. Es que la coparticipación volvió a ser de un peso en la segunda quincena de junio. “Antes cobrábamos un neto de dos o tres millones de pesos, ahora, por los descuentos, fueron dos pesos”, aseguró el funcionario.
En ese marco, sólo resta esperar la respuesta de los contribuyentes por el plan de pago en Cercom con condonación del 100% de intereses por deudas trib

Artículos destacados