Home  >   Negocios   >   Paleo Pastelería & Almacén trajo a Córdoba la innovadora propuesta de alimentación paleolítica

Paleo Pastelería & Almacén trajo a Córdoba la innovadora propuesta de alimentación paleolítica

Tiene un local en Mendiolaza y planea abrir más en el centro y la zona sur de la capital provincial, y a futuro expandirse bajo la modalidad de franquicias en todo el país

Paleo Pastelería & Almacén es la primera y única propuesta de alimentación paleolítica del país que abrió hace poco más de un año en Córdoba con el fin de promover este innovador concepto a base de comida sana y natural que tiene como lema “volver al origen para evolucionar”.
“La alimentación paleolítica es la que está diseñada por la naturaleza e incorporada a nuestros genes, por eso se trabaja con productos elaborados a base de frutas, verduras, bayas, semillas, frutos secos, raíces y tubérculos. Son libres de harinas, cereales, gluten, lácteos, azúcares y conservantes. Eso la hace apta para celiacos, diabéticos, intolerantes a lactosa, vegetarianos y para todas las personas en general, ya que es buena en proteínas y grasas, y baja en hidratos”, explicó a Comercio y Justicia Stefania Menoyo, la creadora de Paleo.

El emprendimiento consta de tres unidades de negocio: la pastelería y café que está ubicado en la Avenida Tissera 2160, en El Talar de Mendiolaza, donde se pueden disfrutar de desayunos y meriendas elaborados con estos productos. El espacio tiene capacidad para unas diez personas y abre de martes a sábado de 8.30 a 13.30 y de 17 a 20.30 y los lunes de 17 a 20.30 y domingo de 10 a 13.30.
“El objetivo es sumar almuerzos, así como también planeamos abrir más sucursales en el centro y la zona sur de la ciudad. Asimismo, en un futuro, pensamos expandirnos bajo la modalidad de franquicias a todo el país”, adelantó Menoyo.
La segunda propuesta de la firma está centrada en la pastelería y el almacén a través de la cual se comercializan los productos elaborados 90% en el lugar bajo el concepto paleolítico que según describe su impulsora “se basa en volver al origen en término de ingredientes, forma de trabajar y respeto por la naturaleza”.
En este aspecto, en el local de Mendiolaza se comercializan desde budines a tortas, dulces, mermeladas, aceites de coco, y galletas, entre otros. También hacen trabajos por encargo, servicios de catering y distribuyen sus productos en diferentes puntos de venta del interior de la provincia y también en Buenos Aires.

Los budines parten de $75, galletas desde $30, tortas (con harina de almendra, coco, castañas y frutos secos) desde $800 y panes desde $250. “Los precios son un poco más elevados a lo que ofrece el resto del mercado, porque nuestros productos además de destacarse por sus ingredientes de alta calidad, son mucho más rendidores que el resto porque se trata de una alimentación muy saciante”, remarcó Menoyo.
Por último, la tercera apuesta de la marca es la línea de snacks o barras energéticas con ingredientes paleolíticos, como por ejemplo dátiles, castañas de cajú y semillas. El precio de estas barritas parte de $95 los 50 gramos.
“Estamos en el desarrollo del registro del Paleo Snack y la idea es también poder distribuirlo a domicilio”, adelantó la emprendedora, quien además es licenciada en administración de empresas y pastelera profesional.
Por otro lado, Menoyo anticipó que comenzarán a dictar seminarios, charlas y clases de pastelería paleolítica con el fin de enseñar y promover este tipo de alimentación.
“El término Paleo hace referencia al alineamiento de nuestra forma de vivir actual con una evolución de millones de años que se ha ido forjando con el aplomo y la sabiduría de la naturaleza. Algo que parece tan obvio ha sido olvidado y menospreciado con el tiempo. Los seres humanos llevamos a nuestras espaldas millones de años de evolución y nuestro cuerpo es un collage de adaptaciones y cambios que heredamos de generación en generación”, explicó Menoyo.

“Si se compara toda la evolución humana con la esfera de un reloj, durante 11 horas, 59 minutos y 45 segundos (99,6%) los hominidos se han alimentado con una dieta basada en tubérculos, frutas, verduras y proteína animal. El resto del tiempo: 14 segundos a partir del control del hombre sobre las plantaciones y domesticación de animales. Y 32 centésimas de segundo sería el tiempo que llevamos comiendo alimentos industriales. Entonces, ¿Estamos realmente adaptados a estos cambios sufridos hace tan poco tiempo?”, pregunta la especialista en el tema.

“Si a esto le sumamos que hemos reducido 60% nuestra actividad física desde que nos hemos vuelto ‘Homo modernus’ llegamos a la conclusión que muchos son los factores que han impulsado el desarrollo cada vez más creciente de enfermedades degenerativas, autoinmunes, alérgicas, entre otras, no permitiendo a nuestros genes desarrollarse como están programados”, agregó.
Según explicó, “la paleo dieta es la única idealmente adecuada a nuestra composición genética, porque es la que diseño la naturaleza. Es el plan de nutrición que logra optimizar la salud, disminuir el apetito, reducir el peso y aumentar la eficiencia del metabolismo. Seguir una alimentación saludable y natural es la mejor y más sana forma de comer, es un estilo de vida más allá de modas y tendencias.
Es por eso que busca brindar esas respuestas desde un enfoque completo, aportando información y contenido, y sobretodo ofreciendo una experiencia diferente, original y nutritiva. Se busca aplicar estos principios en todos los órdenes, manteniendo la calidad de cada ingrediente y con productos altamente nutricionales y sabrosos”.

Un comentario

Los comentarios están cerrados.