Home  >   Negocios   >   La industria informática argentina espera “reindustrializar” la actividad

La industria informática argentina espera “reindustrializar” la actividad

Los datos al cierre de septiembre pasado muestran 350 mil máquinas producidas en el país contra 1,7 millón de importadas, más otras 900 mil que ingresaron por contrabando o fueron adquiridas por argentinos en el exterior

La industria informática argentina espera “reindustrializar” la actividad que cerró 2019 con una
producción de 350 mil equipos, frente a 1,7 millón de máquinas importadas.

“La caída de la industria local comenzó con el decreto del año 2017”, recordó Carlos Scimone, gerente de la Cámara Argentina de Multimedia, Ofimática, Comunicaciones y Afines (Camoca), que agrupa las fabricantes de dispositivos y maquinaria para oficinas.

Los datos al cierre de septiembre de 2019 indican 350 mil máquinas producidas en el país, 1,7 millón de importadas, más otras 900 mil que ingresan por contrabando o bien porque son adquiridas por argentinos de viaje en el exterior.

La entidad presentó a fines del año pasado un proyecto de ley para la “reindustrialización” del sector, en el cual promueven el arancel cero para los insumos, así como “aumentar el margen de preferencia de ley compre nacional, para productos de informática”.

Asimismo, aboga por la “eliminación de las contribuciones patronales” porque éstas constituyen “una ventaja competitiva muy importante”.

Scimone mencionó la importancia de “agilizar y contribuir a que las importaciones temporarias para la fabricación de productos exportables sean fluidas y de rápida tramitación, y que su permanencia en el país se pueda mantener por un año y cancelarlas con la documentación de exportación y de la merma correspondiente”.

“Nuestra posición es reactivar en forma prioritaria todas las industrias que se tecnificaron y están preparadas para producir dentro de las características de las industrias 4.0, que no son pocas”, afirmó el dirigente empresarial. Además, dijo que “paralelamente” se debería iniciar el “proceso de modernización” de los “entes técnicos disponibles en el país”, para llegar al nivel tecnológico que permita ser competitivo buscando la calidad por tener históricamente esa virtud y disponer de la capacidad conceptual y conocimiento para ello.

Scimone recordó que en los últimos dos años la provincia de Tierra del Fuego no tuvo producción de computadoras, en línea con la suspensión el plan Conectar Igualdad.

También, por la implementación del decreto 117 del 2017, sobre la modificación de las alícuotas correspondientes al derecho de importación extrazona, se “redujo la producción a menos de la mitad (902.000) en ese año”.

Sostuvo que la demanda de computadoras en la Argentina entre los años 2013 y 2017 “ronda entre seis millones y siete millones de equipos, entre tablets, portátiles, computadoras personales y servidores”.

“La fluctuación se da fundamentalmente en su origen, donde las importadas van desde 900 mil a 2,6 millones; las nacionales de 1,7 millón a tres millones, y las ingresadas sin declaración de SIM, de 1,4 millón a dos millones; esto cambia totalmente en 2017 donde la cifra total llega a nueve millones y la industria nacional cae a una tercera parte”.

Respecto de Tierra del Fuego, comentó que la participación histórica de los equipos producidos en la isla llegó al 30%, para bajar al 15% en el 2015, por el “sustantivo crecimiento de las empresas interesadas en la producción de computadoras”.

La participación de la producción de la isla “se derrumbó en el año 2016 y llegó a casi su desaparición en el período 2017-2018”.